Estafas en el INAH

0
75

 

 

Rafael Tovar y de Teresa.

Alberto Aguirre M.

Un impasse transcurre, en las indagatorias sobre los sobornos pagados por Wal-Mart de México a empleados municipales y funcionarios del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Los reportes de sendos comités de la Cámara de Representantes de Estados Unidos validaron las revelaciones de The New York Times y cimbraron al recién llegado director de esa institución, Sergio Raúl Arroyo García.

De vuelta al servicio público por obra y gracia del presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Rafael Tovar y de Teresa, el funcionario peñista nuevamente enfrenta severas críticas. Esta vez, por la designación de Alba Alicia Mora Castellanos como secretaria administrativa del INAH.

Salvo por un breve periodo en el que fungió como directora normativa de Bularcama, una firma de consultoría y gestión empresarial en la que actualmente laboran sus hermanos Jorge y María de los Ángeles, Mora Castellanos ha cumplido con una trayectoria en el servicio público, que abarca casi un cuarto de siglo.

Y si bien finalizó sus estudios en la Facultad de Economía de la UNAM, nunca se tituló. A pesar de ello, por lo menos en los últimos cuatro años se ha ostentado como licenciada –es imposible determinar cuál es su carrera o área de conocimientos– y ahora mismo ingresa al INAH gracias a una sospechosa y apresurada modificación del perfil del puesto, que le permite acceder a un salario bruto de 95,354 pesos.

Esa plaza de confianza –MC 3 en el escalafón del Servicio Profesional de Carrera, bajo la denominación de “secretario técnico”– requería una licenciatura, como grado de estudios, de acuerdo al perfil del puesto que estaba vigente cuando Arroyo García la designó en sus nuevas funciones.

Los últimos dos años había estado en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, como directora general adjunta de Grupos y Centros de Investigación. Al menos una veintena de documentos oficiales –entre ellos varias actas notariales y minutas de sesiones de consejo– disponibles en versiones electrónicos, dan cuenta de que Mora Castellanos se ostenta como licencia. Pero una consulta realizada ayer en el Registro Nacional de Profesionistas confirmó que carece de un número de cédula profesional expedido por una institución reconocida por la SEP.

Cosa rara, para una servidora pública que desde enero de 1991 y hasta octubre del 2003 fungió como delegada propietaria de la Secretaría de la Contraloría y Desarrollo Administrativo (Secodam) y después comisaria propietaria para la SEP de esa extinta dependencia, a la que ingresó en 1988.

Caso atípico que refrenda un particular estilo de ejercer el poder, pero que desmerece a una institución en la que los aspirantes a ocupar las plazas académicas y de los peritos especializados deben someterse a rigurosos exámenes de oposición. Y lo patético de esta historia radica en que la coordinación de recursos humanos, de la que depende el Servicio Profesional de Carrera en el INAH, está adscrita al área en la que una aspirante a economista, sin cédula profesional, despacha por los designios de Arroyo García.

Nombramientos ad hoc, verdades a medias. Mal inicio para la nueva administración del INAH que por lo demás, supone que el sol puede taparse con un dedo, como en el caso Wal-Mart, sobre el que, desde 2004 –según sus dichos– quedó demostrado que no existió falta administrativa, ni comisión de delito que perseguir.

No obstante, en la Secretaría de la Función Pública y en la PGR avanzan las pesquisas para determinar la responsabilidad de los funcionarios involucrados en los sobornos.

EFECTOS SECUNDARIOS

1 OAK, es el acrónimo de One of a Kind –único en su clase–, el centro nocturno más exitoso en Las Vegas actualmente. Su primera sucursal abrió en Nueva York y ahora, ese conglomerado de los espectáculos, propiedad de Butter Group, ha decido expandirse a la Ciudad de México, asociados con Grupo Rivoli, que además opera el Sens y el Hyde otros dos antros de dudosa reputación, Ayer, con alfombra roja y una fiesta que duró hasta la madrugada, comenzó a operar este local en Homero 1500, a menos de 500 metros del acceso principal del Liceo Franco-Mexicano, en pleno corazón de Polanco. Su colindancia con ese centro educativo debería ser motivo suficiente para que las autoridades de la delegación Miguel Hidalgo, encabezadas por el perredista Víctor Hugo Romo, y el Instituto de Verificación Administrativa del Distrito Federal frenaran su operación. El local opera con una licencia de restaurante expedida por la anterior administración, del panista Demetrio Sodi de la Tijera, que detenta la empresa Alimentación Dinámica S.A. de C.V. y que le permite abrir permanentemente. ¡Órale!

¿UNIDOS? Lo que afirmó a finales de la semana pasada en privado, el presidente nacional del PRI, César Camacho Quiroz, lo sostuvo ayer en público ante la militancia bajacaliforniana: la unidad es el factor que permitirá recuperar el poder en esta entidad, bastión panista desde hace tres sexenios. El ex gobernador mexiquense y la secretaria general, Ivonne Ortega, estuvieron en Mexicali con los seis aspirantes a la candidatura tricolor, a quienes se enlista en estricto orden alfabético: Carlos Bustamante Anchondo, alcalde de Tijuana; el diputado federal Fernando Castro Trenti, el empresario Jorge Hank Ron; Humberto Lepe Lepe, Eduardo Martínez Palomera, Enrique Pelayo Torres Torres, y Francisco Pérez de Tejeda, alcalde de la capital. Los siete firmaron un acuerdo en el que se comprometen a sumarse sin reservas a quien resulte el candidato del PRI a la gubernatura del estado de Baja California. Mientras tanto, la coalición PAN-PRD avanza en la definición de su candidato, que no será otro más que Francisco Kiko Vega de la Madrid.