web analytics

El Peje de la derecha

0
11

Francisco Garfias.

Me lo contó ayer una ex funcionaria de primer nivel en el gobierno de Calderón. El tono de la anécdota refleja la inconformidad de panistas afines al ex presidente con la política de “colaboración constructiva con el gobierno” que ha puesto en marcha Gustavo Madero.

La mujer narra que en el programa El Mañanero, que conduce Brozo, estaban como invitados, hace poco, los tres coordinadores de las bancadas del PRI, Manlio Fabio Beltrones; el PAN, Luis Alberto Villarreal, y el PRD, Silvano Aureoles.

La calderonista sólo escuchaba el programa. No veía la pantalla. Reconocía la voz de Manlio, pero las otras dos no. “Estaban tan entregados, que pensé que se trataba de tres priistas”, asegura.

“La gran sorpresa, dice, fue darme cuenta de que las otras voces eran las de Villarreal (un maderista incondicional) y Aureoles, pero también que el más crítico de los tres era ¡Manlio Fabio Beltrones!”

Recojo la anécdota para ilustrar el choque que se perfila en el seno del PAN: Maderistas versus calderonisas.

* * *

No son pocas las voces afines al ex presidente que utilizan la frase “nos estamos desdibujando” en sus críticas al incondicional apoyo que el partido azul le da a Peña Nieto.

Otros dicen sentirse “levantadedos” del gobierno.

* * *

Para nadie es un misterio que Cordero es la cabeza de los azules inconformes. No anda en la misma sintonía que Madero. El senador regatea su respaldo al Pacto por México.

En forma deliberada, el coordinador de los senadores azules omite referirse al documento que contiene los 95 compromisos asumidos por el gobierno federal y las cúpulas de los principales partidos.

Cordero sacó el martes un comunicado sobre las iniciativas que van a empujar en el período de sesiones que comienza. Ni una sola mención al Pacto. Habla, eso si, de reformas incluidas en el documento referido, pero como parte de la agenda legislativa.

El panista fue orador en la ceremonia de aniversario de la Constitución en Querétaro. Tampoco allí aludió al Pacto. Y sin embargo no dejó pasar la oportunidad de advertir, ante el presidente Peña, que el “impulso reformador” que se respira en el ambiente político “no puede desperdiciarse, tratándose de forzar los tiempos y la agenda del Congreso”.

“…Cuando el impulso reformador no goza de acuerdos políticos y sociales amplios, el resultado es invariablemente negativo para todos… Reformas sí, pero sólo reformas producto del diálogo franco, del debate serio, de la reflexión a fondo y del respeto a las instituciones”, subrayó.

* * *

Cordero aspira a reagrupar a los panistas que no se sienten representados ni por Juan Molinar Horcasitas, ni por Santiago Creel, ni por Marco Adame, ni por Alejandro Zapata, integrantes del Consejo Rector del Pacto por México. Mucho menos por Madero.

Busca erigirse como el líder de la oposición conservadora. Algo así como el Peje de la derecha. No tiene base social, ni multitudes que lo sigan, pero eso no importa, mucho en un “partido de cuadros”, como llamó Madero al PAN.

* * *

Las tensiones que se viven en azul se reflejan también en el aparatoso intercambio que Molinar Horcasitas y Roberto Gil sostuvieron en twitter alrededor del financiamiento de la campaña de Josefina.

Palabras más, palabras menos, Roberto Gil sostiene que el PAN no entregó a la entonces candidata presidencial del PAN los 336 millones de pesos que tenía como tope de campaña, sino sólo los 220 millones que contabilizó el IFE. ¿Dónde están los otros 116 millones?

Molinar, hombre agravado durante la campaña, sostiene lo contrario. Dice que se entregaron esos 220 millones, más otros 108 millones que se prorratearon entre candidatos a diputados y senadores. Sugiere a Roberto que sea leal al PAN y publique un libro sobre la campaña.

El intercambio no fue tan civilizado como se lo cuento. Hubo descalificaciones, amenazas, reproches y hasta corrección de ortografía.

El botón de muestra. Molinar escribió: “Apena ver a @rgilzuarth esquivando su responsabilidad en la campaña de JVM. El PAN lo apoyó con todos sus aciertos y errores. El culpa a otros…”

Gil respondió: “Lo publicaré y daré cuenta de tu diaria aportación en el cuarto de decisiones. Por cierto no es “hay” sino “ahí”.

¿Preludio de lo que se viene?

* * *

La palabra no es virtud de Luis Walton, alcalde de Acapulco. El afán de minimizar el escándalo de las españolas violadas en el puerto, lo llevó a hacer una declaración en el sentido de que la agresión sexual pudo haber sucedido “en cualquier parte”. Torpeza. No hizo más que acentuar la indignación que produjo el hecho, no sólo en México, sino en el otro lado del Atlántico.

Bastaba leer los portales de la prensa española. Todos destacaron la increíble declaración. El alcalde tuvo que disculparse. Sabemos que trataron de asesorarlo en materia de comunicación. No quiso. Allí están las consecuencias.

Una buena en Guerrero. Los grupos de autodefensa que mantienen “presos” a 44 supuestos delincuentes a los que amenazaban con “juicios populares” llegaron a un acuerdo para entregarlos al gobierno del Estado, reportan voceros del mandatario Ángel Aguirre. Prometen también deshacerse de los pasamontañas.

FIN.