web analytics

El sospechosismo sospechoso

Andy Novell F.

La afirmación de que lo ocurrido en las oficinas centrales en Pemex, fue “una explosión generada por gases no identificados” se tomó como una falta de respeto y al mismo tiempo, para bromas entre los trabajadores de esta paraestatal.

Las palabras del procurador Jesús Murillo Karam, dio pie para que los trabajadores de seguridad del complejo de oficinas de Pemex, ubicado en Marina Nacional, pasaran parte del día preguntándoles a las trabajadoras si no traían “armas letales” como el rubor o maquillaje.

Las dudas en torno a este lamentable “accidente” cada día crecen más, lo que crea un sospechosismo sobre la realidad y la ficción, sospechosismo que en algunos sectores ha sido callado con el poder de la nación, a qué refiero con esto, simple, ya se concretó un silencio oficial en torno a este asunto.

Para explicarlo de manera concreta, se prohibió a todo mundo que está dentro de las investigaciones y labores de limpieza que se hable entorno de lo sucedido: nadie habla, les han comido la lengua los ratones.

Consultamos las fuentes que nos dieron los datos sobre los explosivos C4, fueron concretos “nos silenciaron por mandato se arriba, bajo el esquema de seguridad nacional y como militar debo respetar la instrucción”; este silencio impuesto ha creado más dudas.

Nuevamente el sospechosismo se apoderó de la mayoría de mexicanos, no hay versión que convenza a la sociedad, una sociedad que se cansó de las promesas y las mentiras, hoy a pesar de que los políticos y funcionarios digan la verdad, todo se verá y escuchará como una mentira más.

Desgraciadamente vivimos en una sociedad sospechosista en que de todo se duda, en la que hay un exceso de especialistas, principalmente en temas políticos o de seguridad nacional.

Esos especialistas de las redes sociales que a través de un twiter conocen las entrañas del evento o problema, estando únicamente detrás de su celular o computadora.

Hay dudas que despiertan el sospechosismo de lo que sucedió en la torre B2, contradicciones de información oficial difundida por los propios funcionarios, al final esta explosión que provocó 37 muertes y un centenar de heridos, pasará a engrosar el expediente de los casos sin resolver y altamente sospechosistas.