web analytics

El helicóptero enano del GDF

0
117

México, 3 marzo (Diana Martínez-Reforma).– El Gobierno capitalino (GDF) tiene un pequeño aliado para vigilar la Ciudad de México. Se trata de un minihelicóptero no tripulado que sólo pesa entre 3 y 5 kilos, y que puede ser utilizado en cuestiones de protección civil y de seguridad sin arriesgar vidas.

Este equipo, que ya fue empleado en el Operativo Basílica 2012, será utilizado en la representación de la Pasión de Cristo, en la Delegación Iztapalapa.

Con este aparato de fabricación alemana, también llamado UAV por sus siglas en inglés (Unmanned Aerial Vehicle, Vehículo Aéreo No Tripulado), se pueden realizar labores de vigilancia desde el aire a cualquier hora del día.

Opera de forma silenciosa, puede colocársele un equipo de visión nocturna y transmite imágenes en tiempo real a los Centros de Mando (C2) móviles.

Este minihelicóptero es operado por el C2 móvil y puede alcanzar una altura de hasta 100 metros, lo que le da un amplio campo de visión que facilita a las autoridades en tierra tomar decisiones.

Gerardo González, Director del Centro de Atención de Emergencias y Protección Ciudadana (C4), explicó que con el aparato se puede obtener información como parte de una investigación o de manera preventiva.

“Podemos usarlos para cualquier tipo de situación de protección civil o seguridad, cualquiera de los dos es factible que pueda ayudar a obtener información.

“Si me voy a una sierra, por ejemplo al Ajusco, ahí puede captar imágenes térmicas; entonces podría ver en el entorno y ver si hay personas sin necesidad de estar ahí, porque capta esa información”, aseguró.

El “air robot”, cuyo costo es de aproximadamente 250 mil pesos, también puede utilizarse en eventos masivos, como conciertos, para mejorar la vigilancia del lugar.

Durante el Operativo Basílica 2012, detalló el funcionario, el aparato fue de mucha utilidad porque hubo un mejor control del acceso al recinto religioso y se pudo localizar a personas reportadas como extraviadas.

Las limitaciones del minihelicóptero son pocas, pues a menos que haya un viento excesivo, puede ser utilizado en cualquier momento por las autoridades.

“Cada C2 tiene un par de UAV, que así se les denomina; son autónomos, para poderlos manejar tiene que manejarlo un piloto, depende de las condiciones del terreno y del ambiente, tenemos que visualizar que puedan operar”, comentó.

Los C2 móviles, detalló, están equipados con equipo para medir el viento, y si su velocidad es mayor a 8 nudos el minihelicóptero no puede volar, aunque sí es factible utilizarlo con una lluvia ligera.

González aseguró que el UAV también puede utilizarse para vigilar desde el aire actividades ilícitas y obtener al instante información que le permita actuar a la Policía.

“No arriesgamos vidas, utilizamos la tecnología para poder obtener información y conforme a ello trabajar de una forma más coordinada”, enfatizó.

El vehículo podría emplearse, por ejemplo, para obtener datos sobre un inmueble en el que vaya a intervenir la Policía, lo que le permitiría conocer con antelación cuántos delincuentes están adentro o qué vías de escape tienen.