web analytics

La hipocresía es el lenguaje de los corruptos: Francisco

0
23

franciscoCiudad del Vaticano, 4 Jun (Notimex).- El Papa Francisco afirmó hoy que la hipocresía es el lenguaje de los corruptos, que se aprovechan de la vanidad de los demás para debilitarlos y hacerlos cómplices de su corrupción, pero al final terminan traicionando a quienes adularon.
El pontífice realizó sus declaraciones durante la homilía de su misa diaria, que oficia a las 07:00 horas locales (05:00 GMT) en la Casa de Santa Marta, su residencia vaticana, y en la cual participaron algunos directivos de la cadena de televisión pública italiana RAI.
Partiendo del famoso pasaje bíblico sobre el tributo al César, el obispo de Roma recordó que quienes se acercaron a Jesús con amabilidad, el Jueves Santo fueron a apresarlo y un día después lo llevaron ante Poncio Pilato.
“Pensémoslo bien: ¿Cuál es nuestra lengua? ¿Hablamos de verdad con amor o hablamos un poco con ese lenguaje social para ser educados, para decir incluso cosas bonitas, pero que no sentimos?”, cuestionó.
“¡Que nuestra forma de hablar sea evangélica, hermanos! Luego, estos hipócritas que comienzan con la adulación, la adulación y todo esto, terminan buscando falsos testigos para acusar a los que habían adulado”, añadió Francisco.
Según el líder católico, la hipocresía es el lenguaje de los corruptos, como los fariseos, quienes se dirigían a Cristo “con palabras suaves, palabras hermosas, dulces” y trataban de mostrarse amigables, pero todo era falso porque ellos no amaban la verdad.
El pontífice apuntó que quienes tienen el corazón mentiroso, no pueden decir la verdad.
“Es justamente el lenguaje de la corrupción: la hipocresía. La hipocresía no es un idioma de verdad, porque la verdad nunca va sola. ¡Nunca! Va siempre con el amor. No hay verdad sin amor. El amor es la verdad primera”, sostuvo.
Jorge Mario Bergoglio aseveró que Jesús “pide una templanza” muy lejana de la adulación, que no es edulcorada y se manifiesta como lo niños, que no son hipócritas porque no son corruptos.
Asimismo, consideró que los seres humanos tienen una debilidad interior, estimulada por la vanidad que lleva a sentirse bien cuando dicen cosas buenas sobre uno. “Los corruptos saben muy bien esto y con este lenguaje tratan de debilitarnos”, finalizó.