web analytics

¿A quiénes estorba Miguel Mancera?

0
27

mancera con guantesRubén Cortés

 La izquierda de cuchillos largos está noqueada.

Primero fue el conteo de protección del 7 de julio, con su desastre en las elecciones municipales y de legisladores en 14 estados, y triunfando en Baja California pero aliado al PAN:

 

–Sólo ganó 14 alcaldías de 931 en disputa y una diputación de 442. Perdió sus plazas más importantes: Cancún –gobernada desde 2008–, Oaxaca, y 2 municipios de Zacatecas. Ganó cero alcaldías en Baja California, Sinaloa, Durango, Aguascalientes, Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas.

 

Después fue el derechazo que significó la aprobación contundente de la reforma energética en el Senado y en la Cámara de Diputados. Los cambios a la Constitución en materia petrolera ya son un hecho y serán promulgados mañana:

 

–Su llamado a incendiar la pradera pública en defensa del “petróleo del pueblo” fue ninguneado por la inmensa mayoría de la población, y acabó en un “cerco” de contados ancianos acarreados por Morena al Senado, y en un conato de “asalto” a San Lázaro por un grupito de vándalos.

 

Un clamor mundial de apoyo a México siguió a la aprobación de la reforma energética. Hasta Naciones Unidas la elogió ayer, al asegurar que gracias a la reforma México crecerá 4 por ciento en 2014, mientras el promedio de crecimiento mundial será de 3.3.

 

¿Qué le queda a esa izquierda noqueada? Arrebatar a la izquierda moderna el DF, gobernado por el político ciudadano Miguel Mancera, quien no es militante de ningún partido y es ajeno a los grupos tradicionales de poder de la izquierda corporativista y clientelar.

 

Por eso Marcelo Ebrard, René Bejarano y Alejandra Barrales han unido esfuerzos para atacar a Mancera, porque con él están perdiendo el acceso absoluto a los recursos y la polarización social que alimentaba a su política de callejón.

 

Con Mancera manteniendo una relación cordial con el Presidente de la República (no sólo para recibir presupuesto de la Federación, sino para colaborar institucionalmente) y apoyando el Pacto por México, la izquierda de cuchillos largos pierde la savia: sembrar el odio.

 

Por eso Ebrard está detrás las movilizaciones contra el alza a la tarifa del Metro, según se deduce del reportaje publicado ayer por EL UNIVERSAL: Javier Hidalgo, alto funcionario suyo cuando era jefe del GDF, es uno de los líderes de las protestas vandálicas por el incremento del precio.

 

Bejarano quiso minar la moral del Jefe de Gobierno invitándolo a un acto organizado por él hizo que 20 mil seguidores suyos lo abuchearan, en un acto de indignidad política y personal de muy baja estofa, propia de alguien que apareció en TV recibiendo sobornos.

 

¿Y Barrales? Barrales sólo es una política inmadura.

 

Pero ellos están en la lona. Y Mancera tiene los guantes.