web analytics

Michoacán: de Calderón a Peña

0
31

calderon y epnRubén Cortés

Michoacán es un estado-problema desde hace 16 años y cuatro gobiernos estatales: uno priista (Víctor Manuel Tinoco), dos perredistas (Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy) y uno priista que apenas lleva dos años transcurridos (Fausto Vallejo).

Desde 1998 que inició la gestión de Tinoco hasta los dos años que lleva la de Vallejo, Michoacán registró un total de 30 mil 504 homicidios, en medio de una aguda crisis de justicia y de corrupción social, además de que actualmente arrastra una deuda de 25 mil millones de pesos.

Pero fueron las dos más recientes administraciones federales las que se interesaron por resolver el problema: la del panista Felipe Calderón (2006-12), que basó su estrategia en la improvisación; y la del priista Enrique Peña, que inició en 2012 y cuya hoja de ruta se apoya en el pragmatismo.

Veamos la actuación de Calderón:

El 26 de mayo de 2009 el gobierno federal panista capturó, por vínculos con el crimen, a media administración estatal (17 funcionarios) del gobernador perredista Leonel Godoy, en Michoacán, y a 12 alcaldes: dos perredistas, ocho priistas y dos panistas, entre otros.

¿Era esta situación suficiente para desaparecer los poderes en Michoacán? Sí, pero la decisión estuvo movida sólo por motivos electorales y sin un ánimo real de ir al fondo del problema. El Michoacanazo se produjo a un mes de las elecciones intermedias de 2009.

Pero el PAN sufrió su peor debacle electoral en 20 años: perdió Querétaro y San Luis Potosí, Naucalpan, Tlalnepantla, Cuautitlán Izcalli, Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Toluca, Cuernavaca y pasó de ser primera minoría en la Cámara de Diputados a segunda, al caer de 206 a 143 diputados.

Y la improvisación del Michoacanazo provocó que éste resultara en una farsa: los 35 acusados quedaron libres por falta de pruebas.

Veamos la actuación de Peña:

–En enero pasado, el Cartel de Los Caballeros Templarios controlaba el Puerto de Lázaro Cárdenas, y toda la producción de mineral de hierro, aguacate y limón del estado; mientras los grupos civiles de autodefensas habían sustituido, de facto, a las fuerzas estatales y federales.

¿Era suficiente para desaparecer los poderes del estado? Sí, pero Peña evitó la estridencia del término y designó un Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral: un pro cónsul realmente, en tanto Vallejo mantiene su cargo conseguido con los votos ciudadanos.

Con el Comisionado, Peña ha logrado, desde el 15 de enero, abatir a los número uno y tres de los Templarios, blindó el puerto Lázaro Cárdenas, tiene a las autodefensas a punto del desarme, edificó 63 obras de electrificación en 12 municipios, incluyó 51 de 113 municipios en la Cruzada Nacional contra el Hambre…

Nada de inventos y mucho sentido común.

Así se gobierna.