web analytics

Mireles: historia de aspiraciones fallidas

0
19

Mireles: historia de aspiraciones fallidasRubén Cortés

 

“El pueblo manda. Sólo el pueblo puede defender al pueblo”. Esta frase de José Manuel Mireles (que encanta a medios europeos obnubilados con todo lo parecido a guerrilla latinoamericana) es una farsa: la dice tanto como cuando era priista, como ahora que es cercano a la izquierda.

 

Ha sido el gran cuento de Mireles para mantener una miríada de aspiraciones políticas fallidas en el estado de Michoacán, que lo condujeron desde querer ser candidato a alcalde por el PRI en 1984 y legislador de las izquierdas, hasta tomar las armas.

 

Armas que, como uno de los líderes de los grupos de autodefensa michoacanos, deberá empezar a entregar desde hoy, según anunció Alfredo Castillo, Comisionado para la Seguridad en Michoacán. Sin embargo, Mireles ya advirtió que no dejará las armas.

 

“Esperamos que el pueblo comprenda que no nos vamos a desarmar”, asegura.

 

Pero ¿Se le puede creer algo a este hombre de palabrería mesiánica y enamorado del término “pueblo”? ¿Cuándo hizo una elección con voto libre y secreto, para saber qué es lo qué decide “el pueblo”. Además, lo que menos caracteriza a Mireles es la congruencia.

 

Sí, hace dos semanas afirmó que “depondremos las armas cuando el gobierno federal termine de limpiar el estado de criminales”. Pero el 14 de enero aceptó una propuesta de la Secretaría de Gobernación para replegarse y dejar las armas.

 

En un video difundido en horario prime time de televisión abierta, aseveró que tomó la decisión a nombre del Consejo de Autodefensas Unidas, para que “se restablezca el Estado de derecho en Michoacán y no se pierdan los poderes porque eso traería una revolución civil”.

 

En realidad, estas contradicciones son parte de sus aspiraciones fallidas, desde que ganó candidatura por el PRI para la alcaldía de Tepalcatepec en 1986, pero que al final le quitaron; pasando por la candidatura del PRD en 2006 a senador plurinominal número 25 en la lista nacional.

 

Siguiendo en 2007 con la candidatura de mayoría relativa en el distrito XXI, con cabecera en Coalcomán, en fórmula con Ana Delia Valencia Chávez con el sello de Alternativa Socialdemócrata; y continuando en 2013 con su aparición como líder del “pueblo” armado.

 

Pero su liderazgo en las autodefensas es fruto del oportunismo, pues éstas surgieron para ayudar “al pueblo” a liberarse de La Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios, tal como éstos aparecieron antes  con la justicia por propia mano y un tufo criminal a guerra santa para cuidar “al pueblo”.

 

Así que no nos engañemos, Mireles va a entregar las armas. Su problema es cómo mantener el protagonismo y alcanzar un cargo de elección popular. Eso busca desde 1986 y eso va a lograr… de alguna manera.

 

Él sabe que “hay maneras”.