web analytics

México y Los Ángeles: los retos de la inseguridad

0
11

México y Los Ángeles: los retos de la inseguridadElias Rafful Vadillo *

 

México, 11 May, (Notimex).- De camino al aeropuerto de Los Ángeles, el taxista, evidentemente mexicano, nos hizo una revelación: en los últimos años el gobierno de Estados Unidos ha deportado 60 mil pandilleros mexicanos de La M tan sólo de Los Ángeles. Esa fue la clave para reducir drásticamente la criminalidad en esa ciudad.

 

No es un dato científico, pero para nuestro amigo, el cambio de los últimos años ha sido radical. Hoy los hijos de mexicanos estudian high school y college, en tanto que apenas hace menos de diez años su única opción era sumarse a una pandilla que les brindara protección y les diera sentido de pertenencia.

 

Puede ser que el taxista no esté tan equivocado. Tan sólo en 2007, de acuerdo a la Patrulla Fronteriza, hubo 876 mil eventos de detención y deportaciones. Por su parte, el Pew Hispanic Center asegura que de 2005 a 2010, más de 1.4 millones de mexicanos regresaron de Estados Unidos a México. Dentro de esa cifra, hay unos 125 mil jóvenes repatriados en circunstancias criminales, registrados en la Encuesta sobre Migración de la Frontera Norte de México.

Lo cierto es que hoy en Los Ángeles se respira un ambiente diferente. Atrás quedaron esas historias de los años 90, tipo Boyz ‘N the Hood, Americano Yo o Poetic Justice. Hoy es más que nunca una ciudad más multicultural y multiétnica; una ciudad en la que es común ver a gente de diversas nacionalidades y orígenes convivir en grandes espacios abiertos.

A pesar de la reconocida tensión entre pandillas de mexicanos y afroamericanos, los números indican un llamativo descenso en los indicadores de inseguridad. Del 2002 al 2012, la tasa de homicidios cayó de 654 a 299 por cada 100 mil habitantes; los asaltos pasaron de 17,197 a 8,983; y los robos de auto se redujeron de 34,110 a 15,084. Mientras que en 2002 se registraron 32,429 agresiones en general, el número en 2012 fue de 8,329, una cuarta parte.

¿Cómo fue posible lograr tal cosa?

Una de las estrategias más importantes fue la llamada Call to Action, centrada en tres ejes: primero, el direccionamiento de recursos públicos a donde más se necesitan (12 zonas de mucha violencia por enfrentamientos entre pandillas); segundo, un nuevo enfoque policial que centra su acción en la mediación y la proximidad amigable con grupos conflictivos, en lugar de la represión, y; por último, en la capacitación de especialistas para llevar a cabo intervenciones puntuales.

El cambio se dio en cinco años: de 2007 a 2012.

No podemos decir que sea una ciudad sin problemas, pero nuestro amigo taxista está feliz de que sus hijos estén estudiando arquitectura, medicina y el high school. Tiene claro que en México no lo hubieran podido hacer.

Efectivamente no es una ciudad sin problemas, pero ninguna otra en el mundo tiene un camino de 35 kilómetros de largo en la playa, en el que cada fin de semana miles de personas de todas las edades pasean gratis en familia, conviviendo en un ambiente festivo. Tan sólo de Santa Mónica a Venice Beach, hay unos 10 kilómetros en los que la gente anda en bicicleta, patina, se ejercita, escucha música, se mete al mar, juega en una feria y puede comer en no menos de 20 restaurantes. El máximo emblema del espacio público apropiado por los ciudadanos.

Y si nos atenemos a un muy reciente estudio realizado por la Russell Sage Foundation, nuestro amigo taxista puede tener razón. Los mexicanos son el grupo de inmigrantes más exitoso en los Estados Unidos.

En contra de diversos estudios que indican que a los chinos, los cubanos o los judíos es a quienes mejor les ha ido, considerando sus ingresos, sus resultados académicos y su estatus social, un par de sociólogos de las Universidades de California y de Los Ángeles, argumentan que el éxito no se mide por el lugar en donde terminan los individuos, sino por donde comienzan (russellsage.org Immigration and Intergenerational Mobility in Metropolitan Los Angeles).

Min Zhou y Jennifer Lee, reconocen que los hijos de inmigrantes chinos obtienen las más altas calificaciones en las escuelas, incluso por arriba de los anglosajones. Los mexicanos, en el otro extremo, obtienen las más bajas: sólo el 86% concluye el high school y un bajísimo 17% se gradúa del college. Con todo y eso, su nivel académico es ya del doble que el de sus padres.

Los tres ejes del Call to Action son una lección. Hoy en México, el Gobierno Federal está destinando 4 mil millones de pesos directamente a temas de prevención de la delincuencia. Eso sin contar las decenas de miles de millones que ejercen todas las instituciones públicas y que bien canalizados son recursos que previenen indirectamente la comisión de delitos. La clave está en garantizar su adecuada focalización hacia las zonas más conflictivas.

En cuanto a los otros dos ejes, el tema es capacitación y más capacitación. De una parte para tener policías que sepan resolver los problemas por las buenas, y de la otra para contar con especialistas suficientes en todo el país que construyan comunidad y ciudadanía ahí donde más se requiere.

En la Zona Metropolitana de Los Ángeles viven 18 millones de habitantes. La mitad de ellos son inmigrantes o hijos de inmigrantes; 5 millones son mexicanos.

Con decisión, se pudo cambiar la situación de inseguridad y violencia. Si allá se pudo, ¿por qué aquí no?

 

* Elias Rafful es Titular del Centro Nacional de Prevención del Delito y Participación Ciudadana.