web analytics

Cayó el defensor de agresores de Mancera

0
25

mancera agredidoRubén Cortés

Era insostenible que la Ombudsman del DF mantuviera como su jefe de asesores a un miembro y, a la vez abogado, del Frente Oriente, grupo que desde el 1 de diciembre de 2012  vandaliza en el DF y que, durante su Informe de Labores, agredió a Miguel Mancera con botellas de agua.

Por eso la Comisión de Derechos Humanos capitalina anunció ayer que David Peña dejó el cargo de Secretario de Vinculación Estratégica, que desempeñaba en ese organismo presidido por Perla Gómez, y en el cual ganaba 108 mil pesos mensuales, siete mil más que el Jefe del GDF.

El comunicado indica que David Peña se reintegrará a la defensa de los derechos humanos desde las organizaciones de la sociedad civil, mientras que Perla Gómez expresó: “Es una gran pérdida no contar con un defensor de derechos humanos de la trayectoria y reconocimiento de su nivel”.

Es cierto que David Peña es un abogado relevante en la defensa de casos como, por ejemplo, los vándalos que el 1 de diciembre de 2012 destrozaron parte del Centro Histórico del DF, y luego tomaron las rectorías de la UAM y la UNAM, donde dañaron el mural de Siqueiros.

Así que es una buena noticia para el violento Frente Oriente que su abogado tenga más tiempo libre para defenderlos. Sin embargo, este abogado no podía trabajar en la CDH del DF en beneficio de sus clientes, como sucedió durante el Informe de Labores de su ya ex jefa Perla Gómez.

David Peña llevó a sus clientes al acto y éstos hicieron una encerrona a Mancera, lanzándole botellas cerradas con agua e insultándolo a gritos hasta que lo obligaron a retirarse. La propia esposa de David Peña (también abogada de los vándalos) estaba sentada junto a ellos.

De manera que por civilidad, la Ombudsman no podía seguir apoyando a David Peña, porque la Ombudsman debe garantizar los derechos de todos los ciudadanos, incluidos los policías descalabrados y puestos en estado de coma por los clientes de su ahora ex jefe de asesores.

David Peña, en su papel de abogado, es parte fundamental del Estado de Derecho y todos los ciudadanos, incluidos los encapuchados que vandalizan en el DF  tienen derecho a contar con un defensor. Pero no es válido que sea desde la CDHDF y con los dados cargados.

El propio David Peña fue claro en esto ayer, al afirmar que “es preferible que le apostemos al trabajo desde la sociedad civil, para poder seguir trabajando en pro de la defensa de los derechos humanos de las personas que habitan y transitan por esta ciudad”.

Pero que entonces le paguen sus clientes.

Y no el gobierno… a cuya máxima autoridad constitucional ataca.