web analytics

Los pleitos de la izquierda

0
67
amlo bravoAlberto Aguirre M.
 
Anticipadas, sin tregua o regulación electoral que valga, las escaramuzas entre la corriente hegemónica del PRD y el movimiento lopezobradorista anticipan el tono y la intensidad de las campañas del 2015.
Ambos agrupamientos partidistas riñen por una de las banderas más preciadas de la izquierda: la defensa de la soberanía nacional, materializada en esta trance en la petición de una consulta popular sobre los contenidos de la reforma energética.
“¡Que nos pregunten a todos!”, clamó el partido de Andrés Manuel López Obrador, cuyos activistas recorrieron todo el país para conseguir firmas de apoyo a su pregunta: “¿estás de acuerdo o no en que (el gobierno mexicano) otorguen contratos o concesiones a particulares –nacionales o extranjeros– para la explotación del petróleo y el gas, la refinación, la petroquímica y la industria eléctrica?”. Ayer, con la fe notarial de Agustín Gutiérrez, el líder de MORENA entregó dos millones 712,285 formatos, al secretario de servicios parlamentarios del Senado de la República, Arturo Garita Alonso.
En la víspera, el presidente de la mesa directiva de la Cámara Alta, Luis Miguel Barbosa Huerta, había remitido al INE las cajas que contienen las 1.67 millones de firmas recabadas por las distintas corrientes perredistas.
¿AMLO pudo más que Cuauhtémoc Cárdenas en la convocatoria sobre la definición de la reforma a los artículos 27 y 28 constitucionales en materia energética? Ese primer envío de las firmas perredistas corresponde únicamente a las recopiladas antes de la promulgación de la nueva Ley de Participación Ciudadana. Ayer, en el marco de la sesión extraordinaria del Consejo General del INE, los representantes perredistas aseguraron haber levantado cuatro millones de apoyos a su causa.
En la primera oportunidad, las consultas populares habrían movido a 10 millones de electores, en el supuesto de los cuatro partidos involucrados –los dos de izquierda, el PAN y el PRI– cumplan con el requisito de procedibilidad (recabar al menos 2% de los ciudadanos inscritos en la lista nominal de electores) instaurado en el texto constitucional.
Por primera vez, la consulta popular va. Aunque la nueva Ley de Participación Ciudadana (artículo 12) establece requisitos adicionales, entre ellos que los formatos incluyan, además de la clave de registro del elector, y el OCR de la credencial para votar con fotografía. Hay otro requisito, que confronta a las formaciones de izquierda: en caso de que un ciudadano haya dado su apoyo a dos partido.
Si la autoridad electoral identifica más del 20% de firmas duplicadas, las contabilizará únicamente al partido que haya solicitado la consulta, en primera instancia. O dicho de otra forma, se restarán de la consulta que haya sido recibida con posterioridad. Este criterio, acordado por los consejeros electorales, va en detrimento del movimiento obradorista en todo caso. Aunque tendrían las suficiente para no caer en incumplimiento.
Y mientras el presidente de la mesa directiva del Senado se quejaba públicamente por el “desaire” de López Obrador, arreciaba la ofensiva de la cúpula perredista contra su contraparte morenista, en las redes sociales. “Es una izquierda dedocrática”, resumió el diputado federal Fernando Belaunzarán, quien en el seno del Consejero General del INE –donde ocupa un asiento, como representante del Poder Legislativo– tuvo una actitud menos beligerante: “que esta sea una causa que nos una y demos la batalla juntos”, llamó a la representación de MORENA en el INE, “que no sea el sectarismo lo que predomine. Lo que está en juego va más allá de cualquier interés de corto plazo”. ¿Será?
EFECTOS SECUNDARIOS
CONFRONTACIÓN. Dicen los que saben que es falso que el gobernador de Sonora, Guillermo Padres Elías, haya repudiado públicamente las acciones de los delegados de Conagua, Profepa y SEMARNAT en aquella entidad por su cercanía con Manlio Fabio Beltrones, sino que esos funcionarios federales serían los encargados de investigar –y en su caso, sancionar– la construcción del “represo” en el rancho de la familia del mandatario, donde se sembraron 300 hectáreas de Nogal, bajo un sistema de riego presurizado, y dejaron sin agua a los habitantes de Bacanuchi. Según el diputado federal Antonio Astiazarán, es competencia de Conagua determinar si tramitó el permiso para utilizar aguas superficiales, de acuerdo a la Ley de Aguas Nacionales, o la concesión de Zona Federal; en tanto que Semarnat y Profepa tienen que aclarar si la obra cuenta con Manifiesto de Impacto Ambiental, debidamente autorizada.
REPOSICIÓN. La vorágine desatada por el ciclo de conferencias de la Fundación Telmex, que trajo a México a Mark Zuckerberg y a Hillary Clinton no evitó que llamara la atención la reaparición pública de Carlos Jarque Uribe, quien después de un exilio auto impuesto –y que curiosamente coincidió con la estancia de los panistas en Los Pinos– el año pasado regresó a México y desde hace unos meses funge como y para ser más precisos, al corporativo de Carlos Slim, donde dirige el área de Estudios Económicos de América Movil. Su vocación por el servicio público asegura que no pasará mucho tiempo en la iniciativa privada.
SENSIBLES. El clavadista Jesús Mena, medallista olímpico en Seúl ’88, no aguantó el regaño del secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, y decidió dejar la presidencia de la Comisión Nacional del Deporte a otro mexiquense, Carlos Acra, quien apenas hace 10 días había llegado a esa institución, después de su estancia en SEDESOL. Acaba de expedir la convocatoria para entregar el Premio Nacional del Deporte en el 2014.
Correo electrónico: aam@mexico.com