web analytics

Colegas difíciles en el trabajo

Colegas difíciles en el trabajo

Pregunta: ¿Cómo puedo lidiar con un compañero difícil en el trabajo?

Elizabeth Scott, terapeuta y sicóloga consejera, recibe frecuentemente mensajes preguntándole qué hacer para lidiar con compañeros difíciles en el trabajo. De hecho, en una encuesta que levantó su página, tres de cada cuatro participantes confesaron que alguien en su trabajo les está haciendo la vida imposible.

Ya sea que se trate del chismoso de la oficina, el perezoso o cualquier otro tipo de compañero incómodo, tal parece que hay al menos uno en cada oficina. Y la pregunta es: ¿cómo tratarlo?

Respuesta: Si bien todas las personas son diferentes, hay algunas opciones generalmente válidas para tratar con los compañeros difíciles de trabajo. Puedes aplicar una o más para manejar la situación, si estás en este caso.

1 Ve a Recursos Humanos – Ya sea que haya un departamento formal de Recursos Humanos, o una sola persona coordine el área, habrá quien esté a cargo de que se mantenga la paz entre los trabajadores. Puedes documentar tus preocupaciones y llevárselas a esa persona. Si lo haces, debes especificar con claridad y precisión lo que te inquieta. Por ejemplo, no ditas “¡Esta persona me saca de mis casillas!”; di, en cambio: “Esta persona habitualmente me pide que haga su trabajo mientras ella chatea”, o lo que esté sucediendo. Si atacar personalmente, establece con calma la conducta que te está molestando y pregunta si hay algo que pueda hacerse.

 2 Habla directamente con la persona ofensora- La próxima vez que tu duende travieso haga algo que tú repruebas, díselo en un tono asertivo, no agresivo. Con cortesía, pero también con firmeza, dile que no apruebas las bromas fuera de tono, ni quieres hacer su trabajo extra, o cualquier cosa que pienses. Puede que al principio no recibas una respuesta positiva, pero puede que sí. También tendrás el beneficio de haber expresado lo que piensas y, en última instancia, habrás dado tu mensaje, que quedará ahí a consideración de todos.

 3 Que se te resbale- Si los problemas no te afectan mayormente, tienes una magnífica opción para sentirte mejor: ignorarlos. Puede parecer difícil al principio, pero poder elegir las batallas es algo muy importante para ti. Si hay un compañero que revela tus secretos a toda la oficina, deja de contárselos. Si se trata de alguien que tiene un ofensivo mal olor, guarda una distancia cómoda. No todo puede ser ignorado, enfocarte en otras cosas hará que algunos problemas te molesten mucho menos de lo que piensas.

4 Búscate otro trabajo- Si ya hablaste con tu compañero de trabajo, con Recursos Humanos y con cuanta gente podías, no puedes vivir con el problema y no hay forma de cambiarlo, y si esta persona te causa un significativo estrés diario, tal vez debas considerar un cambio de empleo. Será triste que las cosas hayan llegado hasta este punto, pero puede haber otro empleo mejor para ti, uno que no hubieras encontrado de no haberte topado con ese compañero difícil que te obligó a buscar un cambio. Toda situación encierra un potencial positivo. El truco es encontrarlo.