web analytics

Proceso electoral sigue adelante incluso en Oaxaca, asevera el INE

0
25

Fuente: Notimex

México, 02 junio.- El Instituto Nacional Electoral (INE) va adelante con el proceso comicial, incluso en Oaxaca, pero no abrirá por la fuerza casillas en las que pueda estar en riesgo la integridad de ciudadanos, funcionarios o autoridades electorales, dijo el consejero electoral Arturo Sánchez.

El presidente de la Comisión de Organización Electoral expuso en entrevista que el reto inmediato que tiene ese organismo es completar el ciclo para que quienes tienen que abrir las casillas, cuenten con la documentación necesaria para hacerlo.

Ello depende de soluciones, acuerdos políticos y equilibrios que “no están en nuestras manos. Las autoridades responsables de hacerlo están trabajando duramente al respecto, por lo que esperamos nos acompañen y juntos saquemos este proceso adelante”.

De ahí que “nosotros no vamos a suspender nada hasta que llegue el día de la elección y hagamos todo lo posible por instalar todas las casillas en Oaxaca”, resaltó.

Mientras tanto el llamado es demostrarle a la gente que “a pesar de esta situación, es más fuerte el valor de depositar nuestro voto en la urna correspondiente, que dejarnos intimidar por grupos que quieren hacer de las elecciones una forma de presionar por otro tipo de demandas”.

En su opinión hay otras formas de resolver esos problemas sin quitar el derecho a los ciudadanos de ejercer su voto porque además, el efecto de no votar el domingo tendría como única consecuencia que se tuviera que llamar a otra elección.

Sánchez Gutiérrez informó que en Oaxaca las 11 Juntas Distritales están cerradas, incluso la Local Ejecutiva, y que en Juchitán, Tehuantepec y Miahuatlán están solas.

Sin embargo en todos los casos la documentación está resguardada y “en proceso de entregarse a los funcionarios de casilla. No tenemos problema a excepción de Huajuapan de León, donde hay parte de la documentación que está dentro”.

El consejero comentó que en el caso de los 13 paquetes con boletas electorales que le fueron sustraídos a un supervisor, están siendo reimpresas en Talleres Gráficos de la Nación “para llegar al día de la elección con la documentación, pero el problema es que siguen los actos vandálicos”.

Recordó que el universo de casillas que está establecido deben ser instaladas en Oaxaca es de aproximadamente cinco mil, por lo cual 13 no son muchas pero “esperamos que estén listas para el domingo”.

Sobre la salida de militares de una Junta Distrital en esa entidad, recordó que los soldados estaban resguardando la papelería electoral, pero ya no está en las Juntas sino que regresarán a ellas hasta la noche de la elección.

“Lo que no queremos de ninguna manera es convertirnos en parte del problema y en consecuencia se actuará con prudencia y se tendrá cuidado sobre dónde estarán los militares que estarán resguardando nuestra documentación”, subrayó Arturo Sánchez.

Sobre esa entidad el consejero Enrique Andrade dijo, a su vez, que Oaxaca es un “foco rojo”, pero “estamos atendiendo las contingencias en la medida de nuestras posibilidad y esperando el resultado de las negociaciones políticas en curso” que encabezan los gobiernos estatal y federal.

Para dar salida a toda esta problemática se está en comunicación con las autoridades de seguridad pública y el consejero presidente, Lorenzo Córdova, hará las llamadas correspondientes tanto a la Secretaría de Gobernación como al comisionado de Seguridad Pública y a los gobernadores.

El objetivo es saber cuál es el escenario qué están viendo, pues “para nosotros es una prioridad no poner en riesgo a los funcionarios de casilla, que son ciudadanos que aceptaron estar con nosotros, ni tampoco a los capacitadores electorales”.

Por otro lado aclaró que de acuerdo a la ley, los Consejos Distritales son los que determinan lo relacionado a la instalación de las casillas, por lo que “si ellos consideran que no hay las condiciones para colocar determinadas casillas, no se hará”.

Andrade González recordó que el único antecedente que ha ocurrido en ese sentido es una elección extraordinaria que se iba a llevar a cabo en San Dionisio del Mar, en Oaxaca, y que por las condiciones que se valoraron en ese momento no se pudieron llevar a cabo.