web analytics

AMLO, como Calígula con su caballo Incitatus

0
23

Rubén Cortés

Como partido de un único propietario, Morena se mueve por el ordeno y mando de AMLO. La meritología que más o menos define los ascensos en los otros partidos, aquí funciona según la cercanía con AMLO.

Su ex chofer Jesús Emiliano Álvarez es diputado federal, aunque no sólo conducía una de las camionetas de AMLO, sino que también vigilaba vallas en sus mítines.

Otro ex chofer afortunado de AMLO es Nicolás Mollinedo, quien cuando le conducía en el GDF ganada 63 mil pesos mensuales, mientras un cirujano del Hospital Pediátrico Azcapotzalco con 40 años de antigüedad percibía 10 mil 600 pesos al mes.

Mollinedo es director de Recolección de Tratamiento de Residuos Sólidos de la Delegación Cuauhtémoc, porque, tal cual explicó el delegado Ricardo Monreal, “no es corrupto y es un hombre de confianza”. Además tiene derecho a un empleo.

Aunque en 2008 la alcaldía de extracción perredista de Cancún (Benito Juárez) otorgó a la familia Mollinedo la concesión de alimentos de la cárcel municipal, en un proceso en que la licitación fue declarada desierta, y la adjudicación se realizó por “invitación restringida”.

Tabana Banana SA de CV, cuyos accionistas eran Rafael Fernando Marín Mollinedo y María Amada Mollinedo (con 20 y 80 por ciento de las acciones) designó “Comisario o Consejo de Vigilancia” a Nicolás Mollinedo y registró ganancias de 17 millones de pesos al año.

Entonces, como ahora, AMLO aseguraba que “no puede haber privilegios, ni fueros especiales ni fueros de ningún tipo ni privilegios”, “la austeridad significa evitar el dispendio, el derroche, el privilegio”, “es una contradicción que quienes nos dedicamos al sector público utilicemos los cargos para hacernos ricos”.

Aunque el ascenso a los cargos de Álvarez y Mollinedo es diferente: éste es paisano de AMLO y al otro lo que lo une con el jefe de Morena es la pasión por el béisbol, pues se lo encontró en unas canchas y le dijo: “Licenciado, nosotros apoyando su proyecto”.

El béisbol también fue buena carta de presentación para el actual diputado local de Morena por Azcapotzalco, Luciano Tlacomulco Oliva, sin experiencia política alguna pero quien es el manager del equipo de beisbol “Amigos”, en el que juega AMLO.

Antes de ser diputado, Tlacomulco compaginaba su pasión por el béisbol con la divulgación de un boletín de anuncios publicitarios en Azcapotzalco llamado Magia Publicitaria, para promover la venta de productos y servicios en la colonia San Marcos.

No deja de ser lamentable que, personas como Álvarez, Mollinedo y Tlacomulco, vean manchado su trabajo por la incongruencia de su jefe, al extremo de hacer parecer que jugar béisbol con él es más importante que la trayectoria política.

Como Caligula… 

Quien nombró senador a su caballo Incitatus.