web analytics

¡Las angustias del Chapo!

Raúl Flores Martínez.

Resulta que al líder del cártel del Pacifico Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias el “Chapo” Guzmán le violan sus derechos humanos, debido a que solo lo dejan dormir cuatro horas de acuerdo a los dichos de su defensa.

Ahora la defensa del Chapo Guzmán busca toda costa que la Comisión Nacional de Derechos Humanos,  intervenga para darle solución al conflicto que tiene este interno del penal del Antiplano, quien es vigilado las 24 horas del día con más de 20 cámaras de vídeovigilancia, perros adiestrados y cada cuatro horas pasan ha despertarlo con la única finalidad de saber si está vivo.

Resulta que ahora Guzmán Loera, pide la agilización del extradicional gobierno de Estados Unidos para que ya no siga sufriendo las vejaciones que le aplican  que las autoridades del penal de máxima seguridad del Antiplano.

Acaso la defensa del capo de las drogas sabrán la cuentas de violaciones de derechos humanos que cometió este hombre durante su jerarquía en el cártel del Pacífico, consciente o inconscientemente sabrá cuántas personas fueron ejecutadas, cuántas envenenadas con sus drogas en todo el mundo, acaso lo sabrán. No lo creo.

Esas son las contradicciones de esta vida, los organismos de derechos humanos son capaces de enviar una y otra recomendación para evitar que se le sigan “violando” sus garantías individuales a este tipo de personajes del crimen organizado; sin embargo a los ciudadanos de a pie los abandonan.

Les pondré un ejemplo; ayer entrevisté a una joven madre con dos hijos que sufrió un accidente dentro de un microbús de transporte público en el municipio de Naucalpan, de las lesiones que le quedaron de forma permanente, son falta de audición del oído derecho al igual que visibilidad del ojo del mismo lado; además migraña crónica que se le desarrollo, vértigo y falta de movilidad de la mandíbula de lado derecho.

De eso tiene conocimiento la CNDH; sin embargo no fueron apoyados con los dueños de la ruta del transporte público, quizá porque no tienen dinero.

Algo que no pasa con las huestes del “Chapo” Guzmán que buscarán incluso a nivel internacional la intervención de la CIDH para que le den un jalón de orejas a más autoridades federales que “castigan” al narcotraficante.

Quizá el “Chapo” vive un infierno dentro del penal de máxima seguridad, pero es algo que se ganó por delinquir, matar y estar en el trasiego de droga o acaso querrá una vida de rey dentro de la cárcel.