web analytics

Monreal, Barrales y Xóchitl encabezan preferencias en la CDMX

0
19

Francisco Garfias.

Ricardo Monreal se perfila como el primer gobernador  de la Ciudad de México, de acuerdo con una encuesta del Cisen que Miguel Ángel Osorio Chong le mandó al gobernador de Chiapas, Manuel Velasco.

El  titular de Gobernación le dijo, previamente,  al mandatario estatal que si las cosas siguen como van,  nadie va a parar al actual delegado de la Cuauhtémoc. Ésta es la primera encuesta que se levanta sobre la elección del primer gobernador de la Ciudad de México. Los comicios tendrán lugar en el 2018.  La medición se hizo del 14 al 16 de enero pasado. El tamaño de la muestra es de mil 725 entrevistas.

Monreal, del partido Morena, aparece en primer lugar con 16.4% de las preferencias a población abierta, sin importar el partido en el que milita. De ganar la elección se convertiría en el segundo político que es gobernador en dos entidades y por dos partidos distintos. Cuauhtémoc
Cárdenas
lo fue en Michoacán y luego fue jefe de Gobierno en la Ciudad de México.    

Buscamos a Monreal para que nos diera una opinión. “Sí, voy a estar en las boletas, pero no voy a ser jefe de Gobierno, sino el primer gobernador de la Ciudad de México”, nos dijo categórico.

  • En la encuesta del Cisen aparece en segundo lugar la perredista Alejandra Barrales, con 12.3%. Le siguen Xóchitl Gálvez, PAN, 10.8%; Patricia Mercado, independiente, con 7.5%; Claudia Sheinbaum, de Morena, con 6.3 por ciento.

Salomón Chertorivski, PRD o candidato independiente; con 4.6%, Dolores Padierna, PRD, 4.2%; Rosario Robles, PRI, 4.1%; Martí Batres, 3.1%; y Aurelio Nuño, tres por ciento.

La preferencia por partidos la encabeza Morena, con 25.7%. Le siguen PRD, 18.6%; PAN, 11.8%; PRI, 10.3%, independientes, 7.4%; PVEM, 4.3%; MC, 2.6%; Encuentro Social, 2.1%. y Nueva Alianza, 1.8 por ciento.

  • En la charla con Monreal surgió, inevitablemente, el tema de la corrupción. Habló de la “tolerancia”que en la materia tuvieron exdelegados como Dolores Padierna, la fallecida Virginia Jaramillo, con Muñoz Soria o Alejandro Fernández.

Ricardo encontró un chiquero cuando llegó a la Cuauhtémoc. Sacó de la circulación a 21 inspectores por las transas que se les comprobaron. No los pudo correr, pero los boletinó. “Están sentados”, nos dijo.

Adelantó que para evitar que se repitan extorsiones a establecimientos mercantiles, va a credencializar con foto a los inspectores y va a subir sus datos personales a internet “para evitar que se esté suplantando a personal de la delegación”.

En la Cuauhtémoc hay nada más 58 mil establecimientos mercantiles y en su territorio se produce 4.5% del Producto Interno Bruto, según el titular de la alcaldía más grande de la Ciudad de México.    

  • Finalmente, fue Mauricio Góngora, expresidente municipal Playa del Carmen, el  candidato del PRI al gobierno de Quintana Roo. De nada sirvieron las gestiones en la Ciudad de México del gobernador Borge, los periodicazos, las presiones para que quedara José Luis Chanito Toledo.

Gabriel Mendicuti no se equivocó al vaticinar que el único que no podía ser el candidato del PRI era Toledo.

Borge se olvidó de la política y se aferró a imponer al famoso Chanito. La cosa terminó mal. Carlos Joaquín, subsecretario federal de Turismo, hermano del secretario de Energía, se topó con el veto del gobernador.

Carlos abandonó el PRI y hoy es candidato de la coalición PRD-PAN.

A Mendicuti lo querían quemar en aceite hirviendo por pronosticar que Toledo no era el bueno. La prensa afín a Borge no lo bajó de traidor.  

  • Por cierto que ya empezó lo que Agustín Basave llama “coletazos priistas” en Quintana Roo. 

En la localidad de Cacao, de Chetumal, un  grupo de golpeadores, supuestamente, vinculados con el gobierno del estado, agredió a los asistentes  a un evento con Carlos
Joaquín
. No sólo eso: desmontaron lo que se había instalado.  

“Condenamos enérgicamente esas prácticas feudales. Ya empezaron los coletazos del dinosaurio. El tamaño de la reacción va a ser del tamaño del miedo que tienen a perder”, aseveró Basave.

  • Platicamos con José Reyes Baeza, director del ISSSTE, el hombre admitió con franqueza que el tiempo de programación para cirugías, consultas, análisis que tiene el Instituto, no es, precisamente, el mejor del mundo.

A veces tardan meses y el asunto termina con desenlaces fatales. El titular del ISSSTE ya tiene un Plan Estratégico 2016-2108 para revertir esta situación. Dice que la meta para el 2018 es reducir a 11 días el tiempo de programación de cirugías; a cuatro días máximo el de las consultas de especialidad; a dos días los exámenes radiológicos y de laboratorios, lo mismo que el acceso a terapias. El reto es mayor: El ISSSTE tiene 12.8 millones de derechohabientes; es el sexto empleador del país y el tercero del sector público, con 99 mil 829 trabajadores.

Proporciona 21 seguros y prestaciones sociales y cuenta con un presupuesto para este año de 229 mil 916 millones de pesos.

¿Le alcanzará?

Fin…