web analytics

¡El Secuestro en Tamaulipas!

0
15

Tamaulipas es un estado donde el crimen organizado ha sentado sus reales desde hace décadas, las peleas intestinas entre Los Zetas contra Golfos por el estado son cosas de todos los días, esta entidad no ha podido terminar con las diversas células criminales a pesar de los diversos operativos conjuntos que se llevan acabo en la actualidad.

Las diversas células del crimen organizado en el Tamaulipas, han puesto a la entidad en el segundo estado con mayor incidencia de secuestro en México en números absolutos y en tasa por cada cien mil habitantes, 909 se han denunciado en la presente administración.

De acuerdo con la organización civil Alto al Secuestro, las víctimas se enfrentan a una gran inequidad, por ejemplo sólo hay 1 asesor jurídico adscrito a la Coordinación Antisecuestro y sólo 21 víctimas de este delito cuentan con asesor jurídico asignado, es decir 98% de las víctimas se encuentra en estado de indefensión.

Por su parte, cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública entre los años 2004 y 2014, este delito tuvo un crecimiento de 689%, con lo cual las cifras de este delito dicen que hay 40 víctimas de secuestro por cada 100 mil habitantes.

Esto pone a Tamaulipas en el tope de la lista de los 10 estados con mayor tasa de secuestros al año.

Lo que llama la atención sobre el secuestro del futbolista Alan Pulido, es que el propio futbolista llamó al 066 para dar su ubicación y ser rescatado.

De acuerdo con las declaraciones oficiales, el futbolista sometió a uno de sus captores y le quitó su celular para marcar al número de emergencia. El secuestro fue privado de su libertad por 4 personas y dos lo vigilaban.

Si estas son las declaraciones oficiales, entonces me fallan las cuentas, porque si el futbolista sometió a uno para quitarle el celular y llamar, entonces dónde quedo el segundo secuestrador.

Algo raro pasa en Tamaulipas, estado donde el crimen organizado, es el dueño, donde Zetas y Golfo se disputan la plaza bajo la complacencia de algunas autoridades.