web analytics

Hillary Clinton y el interés nacional

1
57

*Por Dr. Adolfo Laborde

Muchas preguntas, dudas y reclamaciones han salido a relucir luego de la visita del Sr. Donald Trump, la consecutiva salida del Secretario de Hacienda y la salud de Hillary Clinton. Se han escrito toneladas de críticas de todo tipo. Desde las que van de un enojo rotundo con tintes de linchamiento, hasta algunas que dejan ver cierto consentimiento. No confundamos las cosas, hay algo claro: estamos llenos de ocurrencias que llevan a tomar decisiones sin sentido, tal es el caso, de la invitación del personaje en cuestión. La frágil salud de la candidata del partido demócrata Hillary Clinton viene a complicarlo todo.

Lo hecho en política exterior recientemente además de carecer de profesionalismo, conocimiento y lo más preocupante, no considerar el interés nacional, fue algo nunca antes visto desde las confrontaciones entre liberales y conservadores del siglo XIX. Todos sabemos quien apoyaba a las fuerzas invasoras del extranjero y quien a los intereses nacionales. Los libros de historia de México del periodo dan cuenta de ello. Muchos se preguntarán ¿qué es eso del interés nacional?. Sencillo, es la suma de los intereses nacionales que buscan ser cumplidos a través de las acciones en el exterior mediante la “política exterior”.

En este sentido, no estoy seguro que sirva de mucho seguir debatiendo sobre neutralizar a Trump, más aún cuando el proceso electoral en los Estados Unidos no se ha resuelto. Si bien es cierto que la salud de Clinton puede jugar un papel importante en el resultado de las elecciones, debemos concentrarnos en lo sustantivo. En el interés nacional, que sin dudas, va más allá Trump Está claro que el daño ya está hecho y el panorama de la relación bilateral gane quien gane se ha complicado, sin embargo, no podemos permitir que esto suceda de nuevo. Para ello, además de dejar esto en manos de los expertos y especialistas de la materia. Si bien es cierto que existen una gran cantidad de actores que intervienen en la política exterior de un país (empresarios, grupos de poder, medios de comunicación, gobiernos locales –paradiplomacia-, organizaciones no gubernamentales, etc.,) esta se debe de cuidar y blindar.

La experiencia de otros países sirve como marco de referencia. Lo acontecido en México con el caso de Trump, en otros escenarios podría considerarse como una acción en contra del interés nacional y con ello, penalizada. Ejemplo. Lo que he visto en China en mi estancia, ha sido muy revelador. No hay día que no se pueda apreciar en cualquiera de los canales de televisión un programa concerniente a la guerra y atrocidades comedidas por Japón durante el periodo de ocupación (1937-1945). Van desde los documentales, series, novelas y noticias. La historia no se ha olvidado, muy a pesar del intenso intercambio comercial entre los dos países. Esto, me parece, ayuda a mantener una conciencia nacional homogénea que permea las decisiones en materia de política exterior. Dudo mucho que un funcionario o miembro del gabinete fuera en contra de esta lógica. La pena sería inimaginable.

Otro fenómeno que he observado es la decisión de encarcelar a todos aquellos que cometieron un fraude y huyeron al extranjero. Recientemente las autoridades china pidieron la repatriación de 110 ciudadanos chinos que se encontraban fuera del país en calidad de prófugos de la justicia. Las escenas de la televisión son duras, pero dejan precedente. En este país no hay mucho espacio para impunidad. Ojalá la experiencia de la visita de Trump primero, la negativa de Hillary Clinton y su enfermedad sirvan para evitar tomar decisiones a la ligera y con un gran riesgo para la seguridad nacional, más aún cuando se trata de un vecino con el que hemos tenido, desde sus inicios, una relación agridulce. De eso no hay duda.

*Dr. Adolfo Alberto Laborde Carranco.
  Profesor-Investigador,
  Escuela Nacional de Educación, Humanidades
  y Ciencias Sociales Tec de Monterrey, Campus Santa Fe.
 Doctor en Cooperación Internacional por la Universidad de Kobe, Japón.