web analytics

Pista de hielo, con gran número de visitantes este domingo

0
40

México. Con el inicio de las vacaciones, la pista de hielo en el Zócalo capitalino luce espectacular, con muchos más visitantes que sin importar las caídas, los “tambaleos contorsionistas” o deslizarse paso a pasito, disfrutan las pistas y toboganes dispuestos para la recreación invernal navideña.

Aunque la nieve no es común en la Ciudad de México, la pista de hielo del Zócalo capitalino ya es una tradición, sin costo para las familias, amigos y parejas que acuden año con año a las pistas, de las que también hay para niños y personas con discapacidad.

Este domingo, la afluencia de visitantes aumentó, principalmente entre grupos que se dieron cita para patinar por jornadas de 50 minutos, como los Carrillo Olvera que a mediodía disfrutaron por igual. Todos, incluido el papá, mamá y cuatro hijos adolescentes, reían divertidos ante las constantes caídas de su progenitor.

Las habilidades en el patinaje no importan, la alegría que se palpa en el Zócalo ya es de convivencia por las fiestas navideñas, con la decisión de pasar horas de recreación de invierno en los más de cuatro mil 500 metros que concentran las actividades en hielo y que estarán abiertas al público hasta de 8 de enero de 2017.

Una vez instalados en cualquiera de las cuatro pistas de hielo colocadas este año, lo importante es el regocijo al máximo, sin importar las habilidades en el patinaje, comentan Mariana y Alicia, quienes sí saben patinar y acudieron con sus tíos y primos a disfrutar de esta actividad.

En un ambiente de fiesta, los más diestros intentan deslizamientos largos y continuos, mezclados entre una gran mayoría de visitantes que tienen dificultades para patinar en que es considerada la única pista de hielo gratuita y con servicio de accesibilidad universal en el mundo.

Mientras tanto, apoyado por una foca entrenadora de plástico, un pequeño apenas pudo sostenerse en pie y sonreír a la chica que levanta los brazos mientras canta “libre soy, “libre soy”, sintiéndose Elsa, princesa de Frozen, tambalear un poco y de nuevo deslizarse lentamente por la inmensa pista.

Otra vez las ya famosas focas de color naranja son de lo más solicitado, para quienes intentan mantenerse en pie en el hielo o de plano usarlas como carritos para los pequeños que no saben patinar y son empujados por los más hábiles.

Frente a un monumental arco con las siglas CDMX que enmarca la pista principal, dos toboganes se convierten también en los consentidos de los visitantes, principalmente los que patinan poco, quienes suben las escaleras hasta la cima de la diversión, cargando donas inflables sobre las que se deslizan seis y 10 metros.

En medio de risas, la pequeña Ana Luisa sube una y otra vez para lanzarse por el tobogán, para sentir el viento sobre su rostro, además de disfrutar el árbol de 70 metros de altura y la decoración con luces que rodean el Zócalo capitalino.

Es así como las actividades recreativas de invierno instaladas en el Zócalo capitalino ofrecen diversión para todos los visitantes, quienes desde las 8:30 horas pueden acudir a las taquillas para solicitar el horario en el que podrán entrar a disfrutar de las pistas y toboganes de hielo de 9:00 a 21:00 horas.

NTX