web analytics

Indocumentados con temor a deportación viven en las sombras

0
47

Phoenix. Los mexicanos indocumentados en Estados Unidos viven en las sombras, sin salir a las calles, para evitar ser detenidos y deportados ante la puesta en marcha de las acciones antimigratorias prometidas por el presidente estadunidense Donald Trump.

“Estamos asustados, nerviosos; mis hijos no quieren que andemos en la calle. Nos quieren tener encerrados para protegernos, porque qué vamos a hacer en México”, dijo la inmigrante indocumentada Marisela Martínez en el foro Agenda Migrante, que se realiza en Phoenix, Arizona.

La actividad congregó a medio centenar de inmigrantes indocumentados, quienes contaron sus historias de temor y sus expectativas a funcionarios, diputados y senadores mexicanos, ante la aplicación de las medidas antimigratorias ordenadas por Trump desde el mes pasado.

La mayoría de los indocumentados, y algunos jóvenes amparados por el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), exigieron mayor acción por parte del gobierno de México para defender su derecho a permanecer en Estados Unidos.

“Si nos tenemos que ir, adelante, pero lo que me duele es que nuestros hijos están asustados con este presidente (Trump); ojalá ustedes nos ayuden a salir de este mundo de oscuridad en que vivimos”, añadió otra migrante.

Una de las mayores preocupaciones de los mexicanos es la división de familias que provocan las medidas de Trump con padres que llegaron indocumentados –y por tanto susceptibles a la deportación- y sus hijos nacidos en este país y con derecho a permanecer en él.

La actividad se celebró en Phoenix, una de las 10 ciudades con más indocumentados en Estados Unidos, en medio del incremento de las detenciones en el país a raíz del cambio de criterio y la ampliación del espectro de quienes son prioridades para deportar.

Un caso emblemático citado en el foro fue el de Guadalupe Ortíz, de 36 años, quien fue detenida y deportada luego de acudir a renovar un permiso de estancia, aunque tenía orden de deportación suspendida desde 2013, por falsificación de documentos.

“Mi esposa es el reflejo de lo que viven muchos mexicanos (de tener casos con la justicia, pero no relacionados con la violencia) y corren el riesgo de ser deportados”, comentó Aarón, el esposo de Guadalupe. Aarón dijo que su esposa “nació en México, pero ella fue traída por sus padres cuando era niña; ella no decidió estar aquí, era menor de edad, aquí creció; qué va a hacer allá”.

El foro, coordinado por el excanciller Jorge Castañeda y la exdirectora del Instituto de Mexicanos en el Exterior, Eunice Rendón, fue atendido por el titular de la Conferencia Nacional de Gobernadores, Graco Ramírez y el subsecretario para América del Norte, Carlos Sada.

Los mexicanos vinieron a Estados Unidos en busca del “sueño americano” aunque han pasado por diversos sufrimientos, incluido el tener que adaptarse a una cultura que no es la suya. “Creo que como madre, tengo que luchar. Si tuve la fuerza de venir a este país, ahora voy a tener la fuerza de pelear y pelear por mi unidad, por mi familia y las familias que no tienen una casa, un padre, una madre; que no tienen a qué regresar a México”, comentó otra mujer entre sollozos.

Una beneficiada con DACA, temerosa de que sus padres sean deportados, señaló que los agentes migratorios con un nuevo criterio “han empezado a usar el perfil racial contra nuestra gente, de nuestra piel morena bella que ellos no aprecian”.

NTX