¿Escobita nueva barre bien?

0
55

Por Rubén Cortés.

Es una de las condiciones más laudables de la democracia: la posibilidad de alternancia política, aunque, sin género de dudas, no es una condición suficiente para la eficacia y se está demostrando en los seis estados donde ganaron PAN-PRD o el PAN solo, durante las pasadas elecciones y prometieron un cambio.

Los problemas a los que aún no encuentran solución esos nuevos gobernadores se relacionan con la seguridad pública: sus estados registran más homicidios dolosos, más secuestros, más extorsiones y más robo con violencia: delitos, todos, que corresponde a ellos combatir.

Por ejemplo, Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz han registrado un aumento de hasta 200 por ciento por mes en los delitos calificados como de “alto impacto”: asesinato, robo, secuestro y violación, según el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública.

Echemos un vistazo:

1.- Aguascalientes. Es gobernado desde diciembre por el panista Martín Orozco. Los homicidios dolosos aumentaron 100 por ciento y la extorsión un 200 por ciento; mientras el robo de vehículos subió 50 por ciento y el secuestro 100 por ciento, en sólo dos meses de su gestión.

2.- Chihuahua: Es gobernado por el panista Javier Corral. En cinco meses vio aumentar los homicidios dolosos 75 por ciento, con 639 casos, incluidos los de periodistas Miroslava Breach (La Jornada) y Jesús Adrián Rodríguez (GRD Multimedia); el secuestro 100 por ciento y el robo de coches 63 por ciento.

3.- Quintana Roo: Es gobernado por el aliancista Carlos Joaquín. Registra aumentos de hasta 100 por ciento en secuestro y extorsión, delito éste que hace poner el grito en el cielo a los hoteleros, restauranteros y dueños de hostales.

El nuevo gobierno asumió en septiembre y hasta febrero fueron denunciadas 37 extorsiones. De enero a agosto, última etapa de la anterior administración, fueron denunciadas nueve.

4.- Durango: Es gobernado por el aliancista José Rosas Aispuro. En su gestión el secuestro ha aumentado 200 por ciento en relación con el mismo periodo del gobierno anterior. En homicidios dolosos su caso es alarmante: en enero-febrero registró 35, cuando en todo el año pasado hubo 23.

5.- Veracruz: Es gobernado por el panista Miguel Ángel Yunes. Ahí las extorsiones se triplicaron y sólo en enero-febrero se registraron 25 denuncias por ese delito. En homicidios dolosos, por ejemplo, en enero-febrero de 2016, se registraron 132. Pero en ese periodo de este año fueron 211.

6.- Tamaulipas: Es gobernado por el panista Francisco García Cabeza de Vaca. La extorsión presenta un alza de más del 120 por ciento, y los homicidios dolosos 50 por ciento.

Los seis nuevos gobernadores culpan a los gobiernos anteriores. Pero gastaron ese discurso muy rápido. En algún momento tendrán que hacer algo más difícil que ganar una elección…

Gobernar.

TagsPANPRD