web analytics

Partidos en crisis y desdoble a la ciudadanía

0
57
Por Rubén Cortés
 
La sola cifra obliga a escribir la palabra crisis: 51 por ciento de los mexicanos no se siente cercano a ninguno de los nueve partidos políticos que competirán por la presidencia el 1 de julio de 2018: PRI, PAN, Morena, PRD, Verde, Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano, PT y PES.
 
Pero, dispara más la alarma que Morena, el único que no se rige por métodos internos democráticos, no es visto como un partido, sino como “movimiento”, lo cual le da ventaja en la percepción, y lo separa del resto.
 
Morena funciona más como empresa familiar: AMLO, el padre, es el presidente, en tanto sus hijos funcionan como sus segundos al mando; Andrés Manuel controla la CDMX; José Ramón, el Edomex; y Gonzalo, de apenas 22 años, Tlaxcala; mientras sus hermano Pío manda en Chiapas.
 
Tampoco tiene ideología: se define de “izquierda” y su coordinador, Alfonso Romo, pertenece a la organización religiosa de extrema derecha Opus Dei, y su nombre apareció en transacciones con Augusto Pinochet, en el expediente del juicio en Londres al ex dictador chileno.
 
El dato de que el 51 por ciento de los mexicanos no se siente cercano a ningún partido corresponde a la Encuesta Nacional 2017 realizada por Gabinete de Comunicación Estratégica, sobre la satisfacción o insatisfacción con los gobernantes y valoración de rasgos de la democracia.
 
En cambio, sólo el 16.5 por ciento se siente “muy cercano” a alguno de los nueve partidos políticos, a los que de todos modos, todos habremos de sufragar con más de seis mil millones de pesos ya autorizados, para que los gasten en tres meses de campaña:
 
—PRI (mil 689 millones)
—PAN (mil 281 millones)
—PRD (773 millones 506 mil)
—Morena (649 millones)
—PVEM (578 millones 127 mil)
—Movimiento Ciudadano (536 millones 944 mil)
—Nueva Alianza (421 millones 341 mil)
—Partido del Trabajo (376.7 millones)
—PES (398.2 millones)
 
En la medición de GCE el 74.7 por ciento de los ciudadanos tampoco quiere que existan los diputados plurinominales y reprueba a 30 de los 32 gobernadores, en lo que registra, sin dudas, el peor momento de los partidos políticos.
 
Cobra razón entonces el criterio del secretario de Hacienda, José Antonio Meade, en su celebración de que el PRI se desdoblara hacia la ciudadanía, al quitar los candados que impedían ser candidatos presidenciales a los no militantes, o con menos de 10 años de militancia.
 
Sí, su idea coincide con su condición de ciudadano sin militancia y aspirante a la candidatura presidencial del PRI. Pero tiene la razón. Con los partidos en crisis, los electores voltearán más a ver candidatos con ese perfil apartidista: A él mismo o a Miguel Mancera.
 
Aunque las boletas seguirán más cargadas de… políticos.