web analytics

Traumados por constantes réplicas del sismo, familias duermen en las calles en Ixtaltepec 

0
42
Redacción ADNsureste.info
 
Sarai Jiménez
 
Asunción Ixtaltepec, Oax. 12 de septiembre. En el municipio de Asunción Ixtaltepec, en la región del Istmo de Tehuantepec, la ayuda que deben  de otorgar  las autoridades estatales y municipales se ha politizado.
 
Un grupo de cuatro familias que viven sobre la avenida 5 de Mayo,  la calle principal de esta población,  acusaron  que el presidente municipal, de extracción priista,  solo entrega despensas a sus simpatizantes y conocidos. 
 
El profesor jubilado Faustino, acompañado de su hija y su familia acusa esta falta de apoyo.
 
“El edil no da la cara y su gente sale pero para apoyar a los mismos priistas, el gobernador Alejandro Murat solo vino a tomarse la foto con unos vecinos, vio mi casa y se fue, prometió que mandaría ayuda pero es la hora en que no la envia”.
 
“Paco Maldonado se presentó como su particular, nos dio su teléfono, solo nos tomó una llamada porque ahora ya ni contesta”, acusó.
 
Visiblemente cansado y viviendo en una casa que no sufrió daños y les prestaron  al lado de su vivienda, muestra lo poco que quedó de su propiedad. 
 
“Estamos traumados, queremos que sepan como estamos viviendo, en la calle nos sentimos seguros, cuidando lo poco que nos quedó porque ya empezaron a robar”, lamentó.
 
Los únicos que nos han ayudado son los soldados el Ejercito Mexicano, “ellos sí están trabajando, desde que amanece hasta que anochece, ellos son los únicos que han venido a entregarnos apoyo”, reconoció.
 
Su hermano Delfino reiteró todo lo dicho por el maestro, quien en medio de su desgracia afirmó que él prefiere que le den la ayuda a quienes de verdad lo necesitan.
 
“Tenemos una vecina que tiene siete hijos, su marido quedó herido y él era el sostén de la familia, su hijo de siete años  trabaja en una verdulería y con eso la apoya”, dijo.
 
Recordó que este sismo fue similar al que destruyó la Ciudad de México en el terremoto de 1985.
 
“El jueves las  calles  se hacían como olas, solo pensábamos salir de la casa que ahora está a punto de derrumbarse”.
 
“No podemos regresar a nuestros hogares por eso estamos afuera, cuidando lo poco que nos quedó”, indicó.
 
Otro joven, con su pequeño hijo en brazos comenta que duerme en el patio de un vecino que le permite permanecer ahí con su familia.
 
“Yo trabajo por comisión y si no salgo no comemos, a mi esposa le dieron ayuda solo por los niños, sino no nos hubieran entregado ni leche”, concluyó.