web analytics

¿Nueva estrategia de seguridad?

Por Raúl Flores Martínez.

Ayer el secretaría de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida anunció el primer repliegue en el uso de las Fuerzas Armadas en materia de seguridad pública en los operativos que arrancaron este 29 de enero en puntos como Tijuana, Ciudad Juárez, el corredor Los Cabos-La Paz; Colima; Jalisco, Chilpancingo y Cancún.

El objetivo de está nueva estrategia es conjuntar esfuerzo entre las corporaciones policiacas municipales y estatales con la Policía Federal para estar en zonas urbanas; fundamentalmente en puntos muy conflictivos del país de alto nivel de violencia, donde se lleven las órdenes de aprehensión que PGR tiene pendientes de ejecutar en el orden federal.

A esto en breve se aplicará un operativo similar en Coatzacoalcos, Veracruz, con este esquema en el que participen los policías federales; la fuerza civil, sin la inclusión de las Fuerzas Armadas.

Debemos recordar que es ta es la primera vez, desde el año 2005 en que el presidente Vicente Fox ordenó por primera vez la intervención de militares en acciones de seguridaEd pública en u3

 Tamaulipas, Sinaloa y Baja California, en el marco del Operativo México Seguro, que las Fuerzas Armadas no están incluidas en acciones específicas de seguridad pública, pues todos los operativos especiales han contado, desde hace 13 años, con la ayuda de militares y marinos.

Una estrategia que agonizara el pocas semanas cuando las autoridades de gobernación, se den cuenta que las corporaciones policiacas locales y estatales, siguen dentro del hoyo. Es decir, siguen estando dentro de la nómina de las organizaciones crimínales.

Un cambio de estrategia más con fines electoreros que de seguridad, una estrategia donde no se tiene ni pies ni cabeza, una estrategia donde se quiere confiar en policías que en más de 10 años no han podido ser capacitadas, mucho menos arrancadas de las garras del crimen organizado.