web analytics

Madres de desaparecidos, otro 10 de mayo sin sus hijos

0
82

Por Berenice Sevilla

Las madres que un año más se congregaron en el Ángel de la Independencia no celebraron el 10 de mayo, marcharon por las calles de la Ciudad de México y 19 estados del país para exigir justicia por sus hijos, hijas, esposos, hermanos, hermanas, tíos…, desaparecidos.

”Hay más de 36 mil familias que hoy no tenemos nada que festejar. En nuestras casas sigue existiendo una silla vacía, sigue existiendo una ilusión, una esperanza de volverlos a tener en casa”, mencionó una de las madres presentes.

Familiares de las víctimas arribaron de distintas entidades al Monumento a la Madre para partir hacia la “Victoria Alada”, portando playeras, mantas y pancartas con los rostros de los cientos de personas desaparecidas. El número de víctimas cada día se agudiza, basta con recordar el terrible caso de los tres estudiantes de cine del estado de Jalisco, mismo que ha mostrado inconsistencias en la investigación.

Éste, es el séptimo año que se realiza la Marcha de la Dignidad Nacional, Madres Buscando a sus hijos, hijas…, sin obtener prácticamente ningún avance a sus exigencias e investigaciones, -la creación de la Fiscalía Especializada de Búsqueda de Personas Desaparecidas no cubre sus expectativas-.

Estas mujeres se han tenido que convertir en policías e investigadoras de sus propios casos ante una autoridad inexistente y un gobierno omiso, rebasado por la tragedia. Las fuerzas las toman del amor por sus hijos, de la desmedida incertidumbre de saber en dónde están. “¡Al Estado mexicano queremos recordarle que a los desaparecidos los buscamos porque los amamos!”, gritaba una mujer que tomó el micrófono durante el mitin.

A la Ciudad de México también llegaron compañeros y familiares de Marco, Daniel y Salomón, los estudiantes de cine recientemente desaparecidos en Jalisco. “No podemos permitir que desaparezcan a uno más de nosotros; cada tres horas desaparece una persona. Estamos hartos e indignados de esta estúpida guerra contra el narco”, reclamó uno de los jóvenes.

Durante el acto se realizan repetidos pases de lista, -incluso de integrantes de la Policía Federal que se encuentran en la misma situación-. Los nombres de hombres y mujeres laceran los corazones de aquellas madres que esperan la llegada de sus seres queridos. Las lágrimas son una permanente en este acto, pero nada, ni la palabra más acogedora puede minimizar su dolor. Por ello, para estas madres este 10 de mayo “No hay nada que festejar”.

Acompañamiento

Además de familiares, las madres cuentan con el acompañamiento de organismo como Amnistía Internacional, la Oficina del Alto Comisionado en México para los Derechos Humanos, ONG’s y representantes de la Iglesia católica, como el Obispo de la Diócesis de Saltillo, Raúl Vera, quien se ha caracterizado por su activismo en esta lucha.

“Nuestros gobiernos junto con toda la criminalidad que se ha desatado directamente desde la población mexicana está en forma perfectamente articulada a este desastre nacional. Cuyo rostro es la desaparición forzada. El día de hoy con dolor y amargura estamos recordando esta mañana, precisamente el día de las madres y muy cerca de las mujeres que son víctimas no sólo de la desaparición sino de los resultados de la desaparición de su propia familia”, reclamó como en otras ocasiones Vera.

Por su parte el secretario general de Amnistía Internacional en Canadá, Alex Neve, se solidarizó con el dolor de las madres y recalcó que desde aquel país del norte del continente americano “han visto con mucha preocupación el aumento de desapariciones en los últimos años, el número es aterrador”.

En tanto, Santiago Corcuera, expresidente del Comité de las Naciones Unidas para Desapariciones Forzadas, reprochó a las autoridades su negativa para reconocer este grave problema, así como la expedición de la Ley de Seguridad Interior, la cual podría “dar al traste con la Ley General de Desaparición Forzada”.