web analytics

No se vota por seis años: se vota por 20

0
151
Por Rubén Cortés

Se cree que el 1 de julio, en un solo día, se votará por un sexenio. Es una equivocación: se votará por los próximos 20 años. Y estos comicios plantean dos proyectos: uno por mejorar el sistema capitalista actual y otro por cambiar hacia un sistema con dominio del Estado.

El proyecto de Meade es el mismo que permitió que, tras la crisis de 2009, la economía de México sea un 25 por ciento más grande, se crearan en los últimos tres años tres millones de empleos y tengamos la duodécima economía del mundo.

Tampoco es una panacea, pues el problema es que el beneficio de este poderío económico no ha llegado a todos. Por ejemplo, lo ideal sería que viajaran todos los mexicanos, pero la mayor cantidad de turistas, de cualquier país, que van al Mundial de Rusia, son mexicanos: más de 13 mil.

Y eso es sólo por Airbnb. Hay miles de mexicanos que viajarán a Rusia en paquetes tradicionales de vuelos y hospedaje de agencias turísticas tradicionales. Sin embargo, la mayoría procede de la CDMX, Jalisco y Nuevo León.

El reto es conseguir que todos los mexicanos puedan viajar a un Mundial, cerrando la brecha económica, para que llegue a todos la prosperidad que propician tres millones de nuevos empleos y ser la duodécima economía del mundo.

Pero eso es posible únicamente mejorando el sistema actual, que corrigió en 30 años los errores de la crisis de 1982, provocada por la política económica de Echeverría y López Portillo.

Si México se equivoca el 1 de julio, pagará las consecuencias. Las elecciones tienen repercusiones: impactan a una generación completa. Por ejemplo, si se cierra el nuevo aeropuerto, el impacto no será de seis años, eso va a impactar nuestro desarrollo por los siguientes 20.

Al votar en 1998 por el chavismo, Venezuela canceló sus aspiraciones democráticas, dio paso al control electoral, a las expropiaciones, al chantaje a los trabajadores del Estado, a la manipulación de las necesidades de las clases medias y bajas.

En estos 20 años, Venezuela registró uno de los mayores cataclismos económicos en la historia del mundo: desde 1999 gastó mil veces mil millones de dólares, más dinero en 14 años de lo que Venezuela recibió en sus primeros 175 años de independencia.

Nunca acabó con la corrupción. Al contrario, se convirtió en una cueva de Alí Babá con más ladrones que antes, sin ningún control ciudadano: según Transparencia Internacional, ocupa el puesto 165 de 174 de los países más corruptos, atrás de Chad, Etiopía, Irak y Afganistán.

Se dice que una elección se basa en emociones. Pues no hay nada más emotivo…

¡Que impedir el desastre de tu país!