web analytics

Los arrebatos de Andrés

Por Luis Octavio Murat Macías

Pareciera que los tres días en su finca no fueron suficientes para descansar y relajarse. A su pronto regreso, Andrés López, estalló en cólera contra el Instituto Nacional Electoral (INE) institución que entregó, en tiempo y forma, satisfactorios resultados de la etapa electoral que culminó con éxito el pasado 1 de julio.

El motivo del faux pas del candidato electo fue que el INE multó a Morena por el fideicomiso para damnificados del 19-S.

“Es una vil venganza” del INE la multa de 197 millones aplicada a Morena, debido al manejo irregular de un fideicomiso de apoyo a damnificados. Nosotros no somos corruptos ni cometimos ilegalidad. Por el contrario, buscan enlodar una acción humanitaria. Acudiremos a tribunales”, acusó, Andrés López, al regreso de, ya saben donde; agregando que convocaría a conferencia de prensa el mismo viernes en las oficinas de campaña.

Y así lo hizo, agregando que siempre no iría a Vallarta a la Cumbre de la Alianza del Pacífico debido a que todavía no es presidente electo. ¿Será?

Habría que recordar que Trump sacó a Estados Unidos del Tratado Asia—Pacífico que está en marcha, lo cual no es raro en un presidente titubeante que gusta cambiar de opinión constantemente. Ya son dos.

Por su parte, Marco Baños, consejero electoral, aseguró que el INE actuó con las suficientes evidencias apegado a la ley. Dijo que al menos se detectaron 44 millones y medio de pesos en efectivo que ingresaron en forma irregular a las cuentas del fideicomiso. Marco Baños agregó que “Aquí no se trata de vilezas, se trata de evidencias, se trata de pruebas, y se trata de documentos que formalmente han sido discutidos en sesión formal del Instituto Nacional Electoral”. Así, contundente, respondió el consejero electoral a las acusaciones de Andrés López, quien parece haber retomado las actitudes coléricas que lo distinguieron como líder itinerante por 18 años, olvidando que, después de las elecciones del 1 de julio, las cosas y las circunstancias han cambiado para él, para el país, para la nación y para el sistema político mexicano.

Estallar en cólera y llenar de improperios a una institución que ha cumplido con responsabilidad es un desatino y una lamentable perdida de control de las emociones.

Tomar tres días más de descanso, de reflexión y una pastilla de Prozac diariamente, ayudaría mucho a tener claro que ya no se es candidato agitando a las masas, ese ciclo llegó a su fin el 1 de julio. Ahora, el candidato electo debería ubicarse en el cargo que desempeñará por espacio de seis años como es el de presidente de un país, y más adelante, jefe de estado si sus calificaciones lo permiten.

Creo entonces que el zipizape, zaragata o batahola, en las que sin necesidad se metió el candidato electo es, más bien, propio de un picapleitos que anda en busca de camorra en las cantinas que visita; como sucedió aquella memorable ocasión cuando la entonces diputada federal por Guerrero, Ruth Zavaleta, puso quieto al ahora candidato electo, quien se había expresado rudamente contra la diputada federal: “Su conducta es propia de un bravucón de taberna”, le dijo, sin reparos, Ruth Zavaleta.

Y es cierto, no se debe andar buscando pleitos con todo aquel que se ponga enfrente porque nunca se acaba. Hay formas y vías para oponerse a lo que no estamos de acuerdo. Pero, además, un presidente electo o constitucional debe estar consciente de no enfrentar él solo a todos los inconvenientes que se presenten, sean estos contra el Ejecutivo Federal, o contra el partido o Movimiento Político que lo llevó al poder.

Para ello están los responsables, en este caso concreto, el representante de Morena ante el IFE, o la respondona Citlali, encargada de Morena, y a quien le encanta descalificar a los adversarios, pues solo ella, a semejanza del jefe, siempre tiene la razón. También la misma candidata electa, Claudia Sheinbaum, que aunque tarde, salió a enfrentar al INE cuando Andrés López ya había vomitado su cólera con declaraciones incendiarias.

¿Que necesidad tiene un hombre que ha logrado concentrar tan inmenso poder en si mismo, como para andar buscando camorras aun afuera de las cantinas?

La única respuesta que me viene a la mente es el deseo de ocupar las primeras planas en los medios y ser noticia diaria; tal y como lo hace el desatinado del norte que tiene a los medios vueltos locos con declaraciones absurdas propias de un desquiciado que se esfuerza, a diario, para que se le conozca como el camarada Trump, favorito de las reinas de PlayBoy y de las estrellas de la cinematografía porno.

@luis_murat