web analytics

Bartlett: denigra a AMLO

0
233

Por Ah-Muán Iruegas

Con ánimo anti-mexicano, AMLO, de modo abyecto, artero, cínico y ruin, espetó el nombramiento de Manuel Bartlett como nuevo director de la Comisión Federal de Electricidad. Sigue el desgaste de Morena.

Era totalmente innecesario nombrar a una persona así: sucio, manchado, no apto para el cargo. ¿Por qué hizo AMLO algo tan aparentemente gratuito, y políticamente tan costoso?

Aún no se ha aclarado el delictuoso fraude del fideicomiso en Morena “Por los Demás”, cuando el Mesías ya salió con una nueva suciedad: nombró a Manuel Bartlett. Un abyecto nombró a otro abyecto.

AMLO está muy consciente de su propia suciedad. Si no fuera así, no se hubiera anunciado el nombramiento de Bartlett, el viernes por la tarde. Las cuestiones polémicas, sucias o que pueden poner nerviosos a los mercados, se anuncian los viernes, para que durante el fin de semana se asienten un poco las aguas, se calmen los mercados y se olvide.

Pero el artero golpe a los mexicanos bien nacidos, por cuenta de AMLO al nombrar a Bartlett, no se olvida y es patente.

Bartlett ni siquiera es ingeniero. Bartlett es un político, exsecretario de Gobernación durante el sexenio de Miguel de la Madrid. Fue el autor material del fraude electoral de 1988, que le robó la presidencia a Cuauhtémoc Cárdenas.

En pago por el fraude electoral, Carlos Salinas de Gortari –el beneficiario del fraude- premió a Bartlett con la Secretaría de Educación Pública.

Ahora, AMLO vuelve a premiar a Bartlett, ahora con la Comisión Federal de Electricidad. Pero Bartlett, no tiene nada que hacer allí. No es su área, no es su tema la electricidad. Su tema, recordemos, es el robo electoral.

AMLO está traicionando al pueblo de México y a los pobres incautos que votaron por Morena. El Peje está dando hoy caramelos a los salinistas. Según él, Salinas era el jefe de la Mafia del Poder, pero una vez en el poder AMLO, olvidó sus “ideales y principios”, cacareados durante toda su campaña –y toda su vida- y trastocó su sacro ideario, para poner en manos de un salinista el nuevo puesto.

Otra salinista pro-AMLO, es desde luego Elba Esther Gordillo, de quien AMLO adoptó ya a su nieto y sobrino.

AMLO pone a todo el que puede a “gestionar recursos” para él, al parecer, como lo demuestran los conocidos casos de sus colaboradores René Bejarano, Carlos Imaz, Gustavo Ponce y un largo etcétera. Hasta Claudia Sheinbaum ha sido acusada de robarse 790 millones de pesos, de las obras del segundo piso del periférico, en el texto denominado “El libro negro de la izquierda mexicana”. El cineasta Luis Mandoki también fue mencionado en gestiones para AMLO (un “pase de charola” con empresarios) lo mismo que ahora los miembros del fideicomiso “Por los Demás” -bajo sospecha del INE.

Son legión los que salen cuestionados, luego de tratar con AMLO. Hasta Elena Poniatowska despierta sospechas cuando dice que “ella no sabe nada” en relación con el fideicomiso del cual legalmente, ella es parte. ¿De veras no sabe nada sobre el fideicomiso, princesa?

El Mesías utiliza a todo aquel que puede, para obtener dinero o poder. Aplicado al caso Bartlett, todo esto indica que a ese señor lo pusieron allí para robar. Morena está lleno de cerdos, como no me cansaré de repetir, pero hasta un grupo de puercos necesita alimento para sobrevivir. El dinero para ese grupo porcino, lo va a proporcionar Manuel Bartlett.

Bartlett se robó las elecciones de 1988. Y el que roba una vez, roba dos. De modo que si le llega con sobreprecio su pago de luz, amable lector, ya sabemos a dónde va a ir a parar el excedente: a Morena.

Pero AMLO, no contento con las docenas de suciedades documentadas de su parte, ya salió a amedrentar a la prensa, para que no lo denuncie.

Dijo el Mesías a la prensa: “Yo perdono, pero no olvido”, la semana pasada. Esa es una amenaza contra la prensa, de lo que vendrá en su sexenio: ataques a la libertad de expresión.

Hasta la prensa otrora pro AMLO, está ya abjurando de su pasada devoción por el Mesías. El pasado 25 de julio, el célebre caricaturista Magú, del diario obradorista La Jornada, calificó como recursos “de tercera” categoría, los descalificativos que utiliza AMLO.

Los descalificativos o recursos pseudoretóricos, que Magú califica como “de tercera” son: “Prensa Fifí”, “Es un compló”, “Eres o son de la mafia del poder”, “Cállense, chachalacas”, y “¡No somos iguales!”.

Pero AMLO es igual al PRI, un partido hegemónico con su respectivo “Señor Presidente”, que se monta en su partido y se monta en su silla –y nadie le relincha. Morena está dirigido por un grupo de “viejos caballos”.

En el viejo sistema del PRI, nadie rezongaba, a riesgo de que vinieran los golpeadores del presidente a visitarlo a uno y a golpearlo -si bien le iba. Ellos asesinaron por ejemplo, al columnista Manuel Buendía, que denunció el contubernio PRI-narcos.

Ahora, está en duda si Morena está en contubernio incluso con el narco. Pues Morena sí está lavando dinero en su fideicomiso “Por los demás”. Pero ¿de dónde salieron los 64.4 millones de pesos en efectivo que los operadores de Morena meten una y otra vez en las mismas cajas de los mismos bancos?

¿Es dinero del narcotráfico? Puede ser, pero también puede ser el dinero que el senador por Morena Napoleón Gómez Urrutia les robó a los mineros de México. No sabemos de dónde vino el dinero lavado de Morena, pero el dinero sucio allí está y son 64.4 millones de pesos -al menos.

Si no fuera sucio el dinero de Morena ¿por qué lo depositaron en partes? ¿qué pretenden encubrir?

Usted, amable lector, cuando va al banco ¿deposita su dinero en diversos pagos a la misma cuenta bancaria? Nadie que tenga un mínimo de “honestidad valiente” deposita en efectivo 64.4 millones de pesos. Eso es dinero sucio. Y es de Morena.

Pero los morenistas prefieren hacer como que “la Virgen Morena les habla”, cuando los demás les tallamos en el rostro su propia suciedad. Ni siquiera pueden argumentar algo lógico en favor de su Mesías. No tienen argumentos, porque es indefendible lo que AMLO está haciendo. Es indefendible, sucio, artero y ruin –por decir lo menos- el nombramiento de Bartlett.

Pero al Mesías, lo siguen adorando.

Abyecto, el virtual presidente electo Andrés Manuel López Obrador, nombro en la CFE a uno igual de abyecto que él: Manuel Bartlett.

NOTA.-El cartón de Magú puede verse en:

http://www.jornada.com.mx/2018/07/25/index.php?section=cartones&id=0