web analytics

AMLO ya es… ¡Presidente Abyecto!

Carlos Arturo Baños Lemoine

Se cumplió el plazo y, ayer por la mañana, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le entregó a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) la constancia que lo acredita como “Presidente Electo”. Pero su primer discurso como tal, en la sede misma del Tribunal, lo exhibió como “Presidente Abyecto”.

Se trata de un mequetrefe que, sólo cuando gana, reconoce las virtudes republicanas y cívicas de México. Su ombligo como centro del cosmos, ante todo.

Dijo que la gente está harta de la corrupción, volviéndose a equivocar, ya que los mexicanos no rechazan la corrupción en sí: sólo rechazan la corrupción que no los favorece y, en este país, además no existen mecanismos eficaces para siquiera contenerla. Y las “cruzadas morales” no le harán más que cosquillas a la impertérrita y añosa corrupción mexicana.

También sostuvo que millones de “compatriotas” quieren acabar con la monstruosa desigualdad económica y social de nuestro país, sin siquiera reparar en que son millones los mexicanos que se obstinan en reproducir dicha desigualdad tomando pésimas decisiones a nivel personal-familiar, como son: tener hijos a lo tarugo y votar por políticos que estimulan el parasitismo social y echan abajo logros perfectibles, como la Reforma Educativa.

Asimismo, añadió que a la violencia y la inseguridad pública hay que combatirlas desde las causas que las originan… ¡y por eso, seguramente, cree que con bequitas mensuales de 3,600 pesos un sicario dejará de ser un sicario! ¡Ajá! ¡Claro! ¡Cómo no!

Y por allí dijo que dizque los mexicanos votaron por él para acabar con las imposiciones electorales, con los “dedazos”, pues. Carajo, ¡pero qué cinismo el del tipo!… ¿ya se le olvidó que los candidatos de MORENA los aprobó “su dedito”, incluidos candidatos vergonzantes como Cuauhtémoc Blanco, Napoleón Gómez Urrutia y Nestora Salgado?

Agregó que las funciones judiciales ya no van a realizarse bajo “consigna”. ¿De veras alguien le cree esto? ¿Con quién cree AMLO que se alinearán jueces, magistrados y ministros cuando los cargos, las permanencias y los presupuestos de los entogados pasarán por los poderes legislativos dominados por MORENA? ¡Qué inocencia!

Afirmó que actuará con respeto a las potestades de los otros poderes legalmente constituidos, sin entrometerse en su actuación. ¡En esto de plano no tuvo madre! Que alguien le explique al “Presidente Abyecto” que la hegemonía que tendrá MORENA se debe a él y sólo a él, y que todos los “morenos” que lleguen a ocupar un cargo lo harán gracias a su “manto sagrado”. Parece que AMLO sigue sin entender que MORENA es mitad partido político y mitad secta religiosa, donde la única voz que vale y cuenta es la suya. AMLO ya tiene y seguirá teniendo una Corte de seguros zalameros a su servicio. “¿Qué horas son?”, preguntará. “¿Las que usted diga, Señor Presidente?”, será la respuesta.

Literal, el nuevo autócrata dijo: “El Ejecutivo no será más el poder de los poderes ni buscará someter a los otros”. Que conste que esto fue dicho por quien dizque ha estudiado a fondo tanto el Porfirismo como el Priato… AMLO sólo ha llegado a la Presidencia de la República para renovar y reeditar lo peor de la Presidencia Imperial. ¡Qué forma de hacerse menso!

Finalmente, sus cánticos cristianos soterrados a favor “del humanismo y la fraternidad”, ésos que anuncian la “Cuarta Transformación”, sólo son la careta que oculta su verdadero rostro. Recordemos que detrás del misionero siempre viene el inquisidor.

Los revolucionarios franceses entonaban cantos “a la libertad y a la fraternidad universal”… ¡mientras mandaban a cientos de personas a la guillotina!