web analytics

¿La guerrera está en paz?

0
31

Marissa Rivera.

La frase retumbó no sólo en el salón en el que reapareció, traspasó paredes, rompió silencios y desencajó a muchos: “recuperé la libertad y la reforma educativa se derrumbó”.

Más allá de los aplausos que le dirigieron sus fieles, la frase que coronó su día y que reforzó su soberbia, llegó horas después en una conferencia de prensa entre los presidentes saliente y entrante: “la reforma educativa será cancelada”.

Oronda, Elba Esther Gordillo regresó a los reflectores con un discurso breve, contundente y bien estructurado. Con mensajes para quienes la dejaron sola. Se le veía, diferente, con mejor talante, incluso fuerte, mejor que los últimos años, previos al encarcelamiento en 2013.

Nadie podría dudar de los excelentes médicos que la atienden. Todas las enfermedades que la aquejaron durante la reclusión fueron bien tratadas. Ahora se entiende por qué los 5 años, 5 meses y 11 días que estuvo privada de su libertad, pasó casi todo el tiempo en hospitales y no en la prisión.

El discurso era el discurso del morbo, todos querían saber qué iba a decir y contra quiénes podría dirigirse.

La ex dirigente del sindicato más grande del país, el más poderoso de América Latina, dijo que era inocente, víctima de una persecución, un chivo expiatorio al que se le culpó de todo y que le crearon un expediente basado en mentiras y acusaciones falsas.

Podrá, o no, tener razón, la maestra fue absuelta de los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada. Las fallas, recursos muy recurrentes en la justicia mexicana, para crear culpables inocentes o inocentes culpables, aparecieron una vez más. Y ahí quedó la probable inquina contra una poderosa maestra, la principal opositora a la reforma educativa de Peña Nieto.

Pero, ¿la guerrera podrá estar en paz como dijo el lunes? ¿Podrá comprobar que su enriquecimiento no fue por los recursos aportados por los maestros del SNTE? ¿Podría asegurar que su vida de lujos no es con el dinero de los maestros, que muchos de ellos apenas ganan para medio comer? ¿Podría asegurar que ella no es parte de los responsables del desastre educativo en nuestro país?

Investigadores serios y especializados en políticas educativas han insistido, y demostrado con argumentos sólidos, que la permanente relación corporativa del sindicato magisterial, encabezado por ella (Elba Esther Gordillo), con el gobierno federal, y la excesiva politización de la educación, han generado el desastre en el que se encuentra la educación en México.

Elba Esther Gordillo eligió un simbólico regreso a clases para reaparecer y evocar aquello de “a la maestra con cariño”. Arrancó un nuevo ciclo escolar, donde comenzaría a aplicarse un nuevo modelo educativo para los alumnos de primero y segundo de primaria, así como a los de primero de secundaria. Pero no será así, después de tres meses, en diciembre, como lo anunció Andrés Manuel López Obrador, la reforma en materia educativa, será anulada o modificada. Principio y fin.

El siguiente ciclo escolar será otra historia. La Reforma será abrogada, volveremos a empezar una nueva etapa o continuar con la antepasada, y seguramente en las siguientes evaluaciones de PISA refrendaremos nuestro histórico y horrendo nivel, últimos lugares en matemáticas, ciencias y lectura.