web analytics

Fernando A. Mora Guillén*.

* Los meses de Graue; soplan vientos de cambio en la UNAM.

* ¿Y los damnificados? Más de un año de nulos esfuerzos.

* Frida Sofía, lección sobre la credibilidad y confianza en los medios.

Como universitario y PUMA de corazón, mi piel es dorada y mi sangre azul. Nunca me he desvinculado de ninguna de mis Almas Mater y, en distintos foros, mantengo relación y escucho decir lo mismo a docentes y algunos directivos, compañeros académicos, alumnos, así como aficionados PUMAS.

Sin duda los últimos meses han sido complicados en mi casa de estudios. Desde los temas de narcomenudeo, pasando por el registro de delitos y muertes al interior del campus, y culminando con los brotes de violencia al interior de los planteles. A todos nos entristece escuchar la falta de prevención y seguridad, que poco a poco fue alimentando el movimiento que, con miras al 2 de octubre, hace enrarecer el ambiente.

En los últimos días y tras un grave error al suponer aceptado, pero no pactado, el acuerdo en el CCH Azcapotzalco, y tras la nula actuación de la Abogada General, Mónica Gonza?lez Contró, a lo largo de los hechos violentos registrados en las últimas semanas, deja mucho qué desear.

El ala radical del movimiento, si bien reconoce que Enrique Graue ha sido un Rector abierto al diálogo y a la conciliación, se observa falto de decisión para resolver los temas de inseguridad y violencia al interior de los campus de la Máxima Casa de Estudios.

Así las cosas, si no se exigió en este momento la renuncia del Rector, queda claro que los universitarios quieren ver opciones distintas al frente de la Universidad Nacional, para 2019. Así se envía un mensaje claro de que no es viable la reelección de Enrique Graue y que es momento de refundar a la UNAM. Quieren un cambio que fortalezca la autonomía universitaria y dé tanto certeza como seguridad a la Máxima Casa de Estudios.

Tómelo con atención.- El pasado miércoles se conmemoró un año del sismo 19/S, tiempo en el que cientos de familias han peregrinado en busca de ayuda y de recibir los miles de millones de apoyos y programas, que en su momento se difundieron para donar a quienes perdieron sus viviendas y el patrimonio de toda la vida.

Las autoridades de la Ciudad de México se han visto más que lentas en la aplicación de programas de reconstrucción. El manejo de los recursos ha sido muy poco transparente, lo que ha generado inconformidad y malestar en distintos sectores de la sociedad.

El problema no sólo se refleja en la Ciudad de México, sino también en las poblaciones afectadas en Morelos, Oaxaca, Chiapas, Puebla y Tlaxcala. Es una vergüenza la forma en que han actuado las autoridades en los tres niveles de gobierno, en torno a la atención y canalización de programas para las familias afectadas. Sin duda éste será uno de los temas de pronta atención y solución, para la administración de Andrés Manuel López Obrador.

Tómelo con atención.- En la última década, los medios electrónicos han ido perdiendo la confianza de la sociedad y la credibilidad. La guerra por las audiencias y el mal entendido interés por explotar los raitings en momentos de emergencia, han ido llevando a los medios a hundirse en una crisis de confianza y credibilidad.

Hace un año con historias como la de Frida Sofía en el Colegio Enrique Rebsamen, a cargo de Televisa y sus conductores estelares, o la falta de cobertura en muchos puntos de la Ciudad de México y de los estados afectados por los sismos de septiembre, se fue agotando la poca confianza y credibilidad.

Ha quedado manifiesta, la urgente necesidad de normar la actuación de los medios de comunicación en tiempos de emergencia, partiendo de que los medios públicos sean la única fuente formal de información. No se trata de centralizar las noticias o de coartar la Libertad de Expresión o atacar el Derecho a la Información. Se hace necesario establecer canales confiables y certeros de información que, ante situaciones de emergencia, sepan orientar a la población y brinden información verificada y certera, sobre las medidas que deberán adoptar, así como las necesidades de ayuda y participación en momentos de emergencia.

Este es sin duda uno de los pendientes urgentes para el Poder Legislativo: se trata de dar certeza y confianza hacia los medios del Estado Mexicano.

Twitter: @Fernando_MoraG

Facebook: Fernando Antonio Mora

*Maestro en Comunicación Institucional por la Universidad Panamericana.

*Socio Fundador del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo.

* Presidente de la Fundación Fernando Mora Gómez por la Libertad de Expresión.