web analytics

“Apocalipsis hídrico” e ineptitud gubernamental en CDMX

Carlos Arturo Baños Lemoine.

Al parecer estamos superando otra triste etapa de la pésima gestión hídrica de la Ciudad de México. Ahora, el cierre total del ramal del Sistema Cutzamala incluso llegó a niveles de alarmismo, y esto sobre todo debido a la mala política de comunicación social tanto de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), como del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX).

Recién me dijo un amigo ingeniero que mucho sabe de esto y lleva décadas trabajando para las instalaciones hidráulicas de nuestra zona urbana: “Estos weyes sólo se están luciendo para que los crean indispensables y no les den palo con el cambio de administración”…

Hay que decir que, de suyo, la gestión hídrica de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (ZMCM), integrada por las 16 alcaldías y 60 municipios conurbados, lleva décadas de ser ineficiente. Resulta increíble que sigamos siendo incapaces de administrar de forma efectiva y eficaz el agua de una región muy rica en agua de subsuelo y muy rica en agua pluvial… ¡francamente increíble!

El agua del subsuelo la hemos sobreexplotado mientras hemos sido incapaces de aprovechar el agua de lluvia.

Trabajos en el Sistema Cutzamala (2018)

No cabe duda… ¡hemos sido muy pendejos y muy irresponsables! Claro, en especial las autoridades públicas de la ciudad, al menos desde la administración del priista Óscar Espinosa Villarreal (1994-1997).

Y la lista de autoridades ineptas emanadas del PRD es larga: Cuauhtémoc Cárdenas (1997-1999), Rosario Robles (1999-2000), Andrés Manuel López Obrador (2000-2005), Alejandro Encinas (2005-2006), Marcelo Ebrard (2006-2012), Miguel Ángel Mancera (2012-2018) y José Ramón Amieva (2018).

Toda esta sarta de inútiles funcionarios fue incapaz de, al menos, sentar las bases para el racional y responsable aprovechamiento del agua, sobre todo del agua potable.

Es absurdo que obtengamos del Sistema Cutzamala el 30% del agua que usamos en la Ciudad de México… ¡porque es el mismo porcentaje de agua que se desperdicia en fugas y mal manejo!

O sea que traemos el agua sólo para tirarla… ¡carajo!

Es absurdo, también, que usemos agua potable para que los excusados se lleven la mierda y los orines de todos nosotros.

O sea que potabilizamos el agua para que la caca nade un rato en agua limpia, en agua apta para el consumo humano. ¡Qué detallazo para tanta mierda, caray!

Y, lo peor, dejamos que el agua de lluvia corra y se desperdicie porque hemos sido incapaces de recibirla, canalizarla y tratarla para usos tan diversos como el riego, el aseo y los excusados.

O sea que vivimos en una región con un excelente régimen pluviométrico para no sacarle provecho al agua que nos cae del cielo.

Repito… ¡hemos sido muy pendejos y muy irresponsables!

Lo peor de todo esto es que quienes gobernarán la Ciudad de México en el período 2018-2024, encabezados por Claudia Sheinbaum, ya demostraron lo inútiles que puede ser. De seguro seguirán apostando al manejo político-electoral del agua y a las obras colosales que consumen muchos recursos públicos (y que resultan muy proclives a la corrupción).

¿Al menos darán el paso que ya exigen nuestras circunstancias, o sea, reformar el Reglamento de Construcciones para hacer obligatorios los techos inclinados para recepción de agua pluvial? ¿Al menos podrán dar este paso, que ya lleva como 20 años de retraso? ¿O de plano sólo se sentarán a ver llegar los tiempos del racionamiento estricto de agua, como en Ciudad del Cabo, Sudáfrica?

¡Ah, y claro que también hay que bajarle a la “paridera”, porque seguramente los Maluma, los Vrallan, las Charon y las Yeniferts no traerán sus tinacos bajo el brazo!

Los dejo, porque me espera un rico baño a jicarazos: mis gatos son lindos pero como que ya no aguantan mi olor a “pasuco”.

Facebook: Carlos Arturo Baños Lemoine

Twitter: @BanosLemoine