web analytics

Cinco “tips” para mejorar tu concentración

Por Sam Horn, revisado por Richard N. Fogoros, MD / Trad. Alfonso López Collada.

Cuando se le preguntó a la conductora de televisión Diane Sawyer el secreto de su éxito, dijo: “Creo que la lección que he aprendido es que no existe sustituto alguno de prestar atención”.

Estás pensando: “Sí, bueno, pero ¿cómo mejoramos nuestra habilidad de enfocarnos y mantenernos atentos pase lo que pase?”.

Aquí van cinco consejos para enfocarte y ayudarte a concentrarte mejor, ya sea que estés trabajando en tu oficina, estudiando en la escuela, prestando atención en una junta o tratando de terminar un proyecto. Van.

5+ = La Regla de “5 más”

Hay dos tipos de personas: quienes aprendieron a trabajar en medio de la frustración, y quienes desearían aprenderlo. De ahora en adelante, si te encuentras en medio de una tarea y te asalta la tentación de abandonarla, haz “5 MÁS”.

Lee 5 páginas más. Termina 5 problemas matemáticos más. Trabaja 5 minutos más.

Así como los atletas crean su resistencia física forzándose más allá del punto del agotamiento, puedes aumentar tu resistencia haciendo un esfuerzo extra al llegar al borde de la frustración.

Igual que los corredores agarran su “segundo aire” forzándose más allá del punto de rendición, cuando su cuerpo comienza a protestar, tú también puedes rechazar la derrota si no te rindes cuando tu fuerza de voluntad comience a protestar. Seguir concentrándote cuando tu cerebro está agotado, es el secreto con el que ampliarás tu rango de atención y construirás tu resistencia mental.

1 = Una cosa a la vez

Samuel Goldwyn, fundador de MGM, dijo: “Si parezco confundido, es porque estoy pensando”. ¿Te sientes atolondrado(a)? Supera tu preocupación perpetua con el Plan del Padrino: ofrécele a tu mente un trato que no pueda rechazar. Sí, la mente acepta sobornos. En vez de decirle que NO se preocupe por otra prioridad menor (la cual hace que tu mente piense en todo lo que se supone que no piense), encárgale una sola tarea con tiempos fijos para empezar y terminar.

Por ejemplo: “Voy a pensar en cómo pagar esa deuda de mi tarjeta de crédito esta noche, cuando llegue a casa y pueda hacer cuentas. Pero ahora, durante la próxima media hora, voy a poner toda mi atención practicando esta presentación para ser elocuente y convincente cuando presente la propuesta a nuestros clientes “VIP”.

¿Todavía no puedes sacarte las preocupaciones de la mente? Anótalas en tu lista de pendientes para que puedas olvidarlas. Registrar las obligaciones preocupantes significa que no tienes que usar tu cerebro como “recordatorio”, o sea que puedes poner toda tu atención en tu tarea prioritaria.

P = Deja de Posponer

¿No tienes ánimo para concentrarte? ¿Sigues posponiendo un proyecto o una tarea que debieras estar trabajando? Eso se llama “procrastinar”, y R.D. Clyde dijo algo muy ingenioso y atinado para estos casos: “Es sorprendente cuánto tiempo toma terminar algo en lo que NO estamos trabajando.”

La próxima vez que estés pensando en posponer una responsabilidad pregúntate, “¿Tengo que hacer esto? ¿Quiero hacerlo para sacarlo de mi mente? ¿Después se volverá más fácil?”. Esas tres preguntas pueden darte el incentivo para aplicarte, porque te ponen frente a frente con el hecho de que esa tarea no desaparecerá, y que retrasarla sólo hará crecer tu sentimiento de culpa y que la onerosa tarea ocupe más tu tiempo y tu mente.

U = Usa tus manos para enfocar tu mirada

Imagínate que tu mente es una cámara y tus ojos son su apertura. La mayor parte del tiempo tus ojos perciben todo lo que hay y tu cerebro está en modo “gran angular”. Es cierto que, aún así, podemos pensar muchas cosas a la vez y operar con una eficiencia aceptable (imagínate manejando por una calle vía congestionada, cuidando a los autos que te rodean y buscando el letrero que indica tu salida).

¿Pero qué pasa si tienes que preparar un examen y necesitas toda tu concentración? Ahueca tus manos y rodea con ellas tus ojos para que tengas una “visión de túnel” y veas sólo tu libro de texto. Poner tus manos a los lados de tu rostro bloquea el entorno  y queda literalmente “fuera de mi vista, fuera de mi mente”. Piensa en la importancia de estas palabras.

¿Quieres noticias todavía mejores? ¿Te suena el nombre de Pavlov? Si pones tus manos curvadas junto a tu rostro cada vez que quieras cambiar del enfoque “gran angular” al “telefoto” estarás haciendo un ritual que se volverá un “detonador Pavloviano” de tu concentración.

¿Te acuerdas? Pavlov sonó una campana, alimentó al perro, sonó la campana, alimentó al perro, hasta que el perro comenzó a salivar tan pronto escuchaba sonar la campana. De la misma manera, al usar tus manos para concentrar tu mirada cada vez que quieras reducir tu enfoque, le enseñarás a tu cerebro a cambiar concentrar su atención en cuanto tú lo ordenes.

M = Mira como si fuera la primera o la última vez

¿Quieres saber cómo estar “aquí y ahora”, totalmente presente, en vez de andar apuradamente aquí, allá y en todas partes? Frederick Franck dijo que “Cuando el ojo despierta y ve de nuevo algo, se detiene de repente y lo da por hecho”. Y Evelyn Underhill dijo “Por falta de atención, cada día se nos escapan miles de manifestaciones de la hermosura”.

Constantemente repaso esta lección: Una noche estaba frotándole la espalda a mis hijos para que se durmieran. Aunque estaba sentada junto a ellos, igual pudiera haber estado en otro país, porque estaba pensando en el vuelo que tenía que tomar al día siguiente temprano en la mañana, y repasaba mentalmente si había empacado mis folletos, si ya había puesto mi boleto en mi bolso, etc.

De repente, mi mirada errante se detuvo en uno de mis hijos y verdaderamente vi a Tom y a Andrew como si los viera por primera vez. De inmediato me inundó un sentimiento de gratitud por esos dos hijos saludables y florecientes. Me sentí muy bendecida de haber recibido tan maravillosos hijos. En un instante pasé de estar absorta a estar llena de un sentimiento de maravilla y gratitud por su presencia en mi vida.

La próxima vez que tu mente ande a mil kilómetros de distancia, simplemente mira a tu alderredor y VE lo que te rodea. Descubre ese exquisito aroma que tiene la flor de tu florero. Levántate y mira de cerca la imagen que tienes en la pared y maravíllate con la destreza del artista.

Recuéstate y “ve” realmente a alguna persona que des por sentada. Eso te dará una luz nueva y la verás cobrar vida ante la mirada de tu mente.

Sobre la concentración

  • “Creía que el cerebro humano era la parte más fascinante del cuerpo y luego pensé: ‘Y quién me está diciendo eso?’” – Emo Phillips.
  • “Me estoy volviendo muy distraído y olvidadizo. A veces en medio de una fase,… este…” – Milton Berle.
  • “El hierro se corroe sin el uso, el agua estancada pierde su pureza y con el frío se congela, lo mismo que la inactividad del pensamiento acaba con las fortalezas de la mente” – Leonardo da Vinci.
  • “Dime a qué le pones atención y te diré quién eres” – José Ortega y Gasset.
  • “No es que no quiera escuchar a la gente. Sí quiero escucharla; es sólo que no la puedo oír por encima de lo que yo estoy hablando” – Paula Poundstone.