web analytics

AMLO y la “austeridad presidencial” de 108 mil pesos

Carlos Arturo Baños Lemoine.

Sólo porque un zopilote coma menos carroña, no deja de ser zopilote. Esto es lo que hay que decirle al Presidente engaña-bobos, Andrés Manuel López Obrador, quien haciendo gala de su “voto de pobreza” y predicando contra los altos salarios de la burocracia gubernamental, mostró su molestia por la suspensión de la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

“Se equivocaron”, dijo el Rey del Populismo, en referencia a los Ministros de la Corte.

Claro, preferible culpar a otros antes que aceptar que esa ley es un bodrio, que ni siquiera hizo un estudio sesudo de los entresijos que tiene nuestra Constitución con respecto a los salarios de los servidores públicos.

Claro, preferible culpar a otros antes que aceptar que esa ley es una porquería, porque ni siquiera fue acompañada por un estudio serio que exponga por qué deben hacerse los ajustes salariales que se proponen y no otros.

Esencialmente, la ley que ha sido sujeta a suspensión por la Corte no es más que un caprichoso golpe en la mesa por parte del Caudillo Amoroso, que se sigue sintiendo el ombligo del universo en espera de que todos los mortales se muevan en torno a su egomanía.

Por supuesto que esa ley pasó porque 30 millones de mexicanos se equivocaron al votar y, por ello, pusieron en el Congreso de la Unión a una mayoría ciega y obediente al servicio de López Obrador. Por eso pasó una ley tan mal hecha.

Lo peor de todo es que el Presidente de la República se tiene que tragar sus propias palabras, porque cree que un sueldo de 108 mil pesos al mes no es una “ofensa” para los “mexicanos jodidos”.

Aquí es donde tiene sentido mi afirmación inicial: sólo porque un zopilote coma menos carroña, no deja de ser zopilote.

¡108 mil pesos al mes es mucho dinero para un tipejo que se la pasa presumiendo austeridad republicana y pobreza franciscana! ¿Cuántos mexicanos “jodidos” ganan eso? ¡Por favor!

¡108 mil pesos equivale a 1,213 salarios mínimos!

¡Qué “ofensa”, oh, Dios, para los “pobres de México”!

Es mucha plata, sobre todo si consideramos que el personaje que se la va a ganar, o sea, López Obrador, ha demostrado su incompetencia en el poquísimo tiempo que lleva de gestión: no ha podido resolver el problema de los bonos del proyecto de Texcoco tras su caprichosa cancelación, no ha podido coordinar a sus secretarios de turismo y comunicaciones, no ha podido detener la ola de crímenes en todo el territorio nacional y, para colmo, apela al dizque amor correctivo de las “madrecitas mexicanas” para bajar la delincuencia… ¡carajo y así quiere ganar 108 mil pesos al mes!

Sí, es cierto que ganará menos que el anterior Presidente, pero sólo porque un zopilote coma menos carroña, no deja de ser zopilote.

AMLO debería poner el ejemplo y fijarse el salario mínimo, el salario que ganan los macehuales de México. Ya que le gusta tanto la onda indígena, que no sólo sea para recibir bastones de mando o para ponerse adornos ridículos: que viva como macehual… ¡órale, chingao, a ver si muy cabrón!

Que López Obrador viva en taparrabos, como Gandhi, su gran ídolo.

Lo dicho, pues: sólo porque un zopilote coma menos carroña, no deja de ser zopilote.

Facebook: Carlos Arturo Baños Lemoine

Twitter: @BanosLemoine