web analytics

6 tips para un hogar relajante

Elizabeth Scott, MS – verywellmind

Versión en español: Alfonso López Collada

Convierte tu hogar en un lugar óptimo para meditar y más…

  1. Organiza tu hogar para meditar y vivir mejor

Para tener una vida mejor en términos de salud y bienestar, mucho te ayudará incluir la costumbre de practicar algunas técnicas para manejar los inevitables episodios de estrés, para que puedas tomar el control en cuanto aparezca.

Por ejemplo, un acomodo específico en tu hogar que cree un espacio para ciertas actividades, pudiera ayudarte a arraigar esas técnicas. Aunque ninguna de las que te sugerimos aquí es un requisito indispensable para un hogar pacífico, todas son prácticas geniales que te ayudan a manejar el estrés.

Una buena idea para tu vida es practicar regularmente técnicas de manejo del estrés, porque así tendrás los recursos para poder manejarlo cuando aparezca. A veces un acomodo en el hogar que incluya un espacio para una actividad determinada, podrá servir como incentivo para que la práctica de esa actividad se vuelva hábito.

Aunque ninguna de las ideas que te presentamos a continuación es absolutamente indispensable para lograr tener un hogar pacífico, todas son ideas excelentes de organización para promover la práctica del control del estrés. Piensa en dedicar una área o un rincón de tu casa para una o más de las siguientes ideas:

  1. Crea tu área de meditación

La meditación es como la “central eléctrica” de la técnica de manejo del estrés: nos da muchos beneficios, tanto físicos como emocionales, y hasta puede mejorar tu capacidad de enfrentarte a los eventos estresantes que te tenga deparados el futuro.

Tener un espacio especial para meditar puede facilitar su práctica regular; hasta los meditadores experimentados tienen que esforzarse más si han de meditar dentro de un medio físicamente congestionado. Es obvio: vivir en un medio pacífico te facilitar lograr y mantener la paz interior.

  1. Un gimnasio en casa te permite aliviar el estrés

El ejercicio es otra técnica maravillosa para aliviar el estrés, que además te da beneficios de largo alcance para tu bienestar general. De todos modos, no todos pueden ir a un gimnasio: algunos costos son prohibitivos para algunos, más el tiempo de transporte, encontrar lugar para estacionarse y más, pueden disuadir a la mayoría.

Hacer ejercicio al aire libre no es opción para mucha gente que vive en zonas que tienen climas extremos (a veces incluso las costas). Tener un entorno que te permita hacer ejercicio sin salir de casa puede ser una ventaja excelente, y hasta hacer la gran diferencia entre un estilo de vida que incluya rutinas de ejercicio y otro que no.

  1. Crea tu zona para contactos y reduce tu estrés

Tener y cultivar contactos y relaciones sólidas es una forma maravillosa de aliviar el estrés. Además de numerosos estudios que demuestran los muchos beneficios que aportan las relaciones sólidas al control del estrés y el bienestar general, puedes reforzar tus contactos con correspondencia frecuente –a través del correo postal (sí, todavía hay quienes mandan cartas), correo electrónico (e-mail), mensajes o Facebook– es algo que puede también ayudarte a mantener vivo tu contacto con tu yo interno; porque poner tus pensamientos e ideas en palabras, es algo que te acarrea beneficios como los que obtienes cuando llevas un diario escrito. Y ya que estamos en eso,…

  1. Tu espacio de reflexión

Tener un lugar especial para escribir tu diario o para poner en orden tus ideas, es algo que te centra en ti. Es magnífico tener una oficina en casa o un cuarto para pensar, pero hasta un escritorio que sea sólo tuyo, o un asiento especialmente cómodo para acurrucarte y pensar, te pueden servir como base hogareña y ayudarte a liberar estrés.

  1. Asegúrate de tener una habitación con vista a un paisaje (natural)

Estar en contacto con la naturaleza puede ser una manera muy efectiva de reducir el estrés; mucha gente encuentra que si está regularmente en la naturaleza, o incluso en contacto con un poco de naturaleza en su hogar (jardineras, por ejemplo), tiene un claro efecto calmante.

Por eso, si no puedes ver por las ventanas de tu hogar paisajes naturales externos, una buena idea es crear en bellos mini-paisajes naturales en los interiores: plantas colgantes en ventanas, un jardín “zen” en tu patio (o una versión miniatura en tu escritorio), o cultivar y mantener en alguna habitación de la casa una planta que combata las toxinas del ambiente.

Pilón

Otra gran idea para manejar el estrés usando tu hogar consiste en mantener bajo control el “tiradero” en todas partes. Sin caer en la obsesión perfeccionista, hay muchas razones y caminos para mantener un equilibrio cómodo entre la limpieza obsesiva y el “así ya déjalo”, cuando se trata del tiradero. Va un Secreto de Pilón: de hecho, ordenar y mantener limpio tu hogar, tu oficina o tu recámara, son tareas a las que puedes sacarles mucho jugo si las concibes como actividades relajantes.