web analytics

Turbulencia política en América

0
69

Miryam Gomezcésar.

En la América nuestra, la que nos hermana, el cambio reciente en las presidencias de México y Brasil, países con grandes similitudes y diferencias, atrajo la atención de la comunidad internacional por la tendencia que marcan para la vida democrática latinoamericana.

De la forma como llegaron a asumir el poder tras procesos convulsionados, la derrota electoral de la izquierda brasileña marcada por un atentado al hoy presidente Jair Bolsonaro, la persecución de dos ex mandatarios acusados de corrupción Dilma Russef y Luiz Inácio Lula Da Silva, el encarcelamiento de Lula, y un proceso electoral tan competido y complejo que requirió de una segunda vuelta que dio el triunfo de la ultraderecha en un país (el más poblado de América latina), con tantos y tan visibles contrastes sociales como también los hay en la República Mexicana, causó preocupación y gran revuelo.

Cuando Jair Bolsonaro triunfó, fueron los propios brasileños quienes se encargaron de informar al mundo sus temores por las advertencias de su presidente electo a quien señalan como racista y homófobo, una amenaza para la democracia por las acciones propuestas para recuperar la estabilidad en medio de una severa crisis gubernamental, de seguridad y económica en ese país sudamericano.

En su discurso dijo: “Tenemos el gran desafío de enfrentar los efectos de la crisis económica, del desempleo, de la ideologización de nuestros niños y del desvirtuamiento de los derechos humanos”, tras lo cual emitió sus primeros decretos anunciados esta semana: reducción al salario mínimo de los trabajadores, otorgar a su Ministerio de Agricultura la función de identificar, delimitar y crear nuevas reservas indígenas y, en tercer lugar, desmantelar la Secretaría de Educación Continuada, Alfabetización, Diversidad e Inclusión.

Los primeros decretos preocupan a los defensores de los Derechos Humanos en ese país donde la esquematización anunciada por la Secretaría del Ministerio de la Mujer, Familia y Derechos Humanos, Damara Alves, pone la carne de gallina a la población que observa el trato diferenciado que se da pobres y ricos.

Al asegurar que el nuevo gobierno buscará fortalecer la vida desde su concepción, subrayado con la frase “niña será princesa y niño, príncipe”, el tema se encuentra ya en el análisis de las organizaciones sociales y en la mesa de debate de los partidos de izquierda… ¿qué hicieron mal?  

En México, el triunfo inobjetable de la izquierda representada por Andrés Manuel López Obrador, tras 18 años de perseverancia, significó el desplome de los partidos derechistas que durante muchos años compartieron el pan y la sal pero, como todo, terminaron en  una decadencia profunda con señalamientos de delitos graves por fraudes y desvíos de recursos públicos, que dejaron las arcas del gobierno comprometidas por muchos años en medio de una profunda crisis de inseguridad, corrupción e impunidad.

Para el PRI y el PAN recuperar posiciones enfrenta severos obstáculos al conformar parte de una oposición debilitada por su fragmentación frente a un presidente con una amplia base de apoyo social que representa una garantía de defensa a sus propuestas.

Impedirlo para la oposición es un verdadero reto, más aún por su desgastada credibilidad, sin embargo, en este caso igual se presentan dudas y cuestionamientos referentes a hasta dónde es real el combate a la corrupción, si entre los miembros de su equipo hay algunos con antecedentes cuestionados.

Existen quienes reprochan decisiones que consideran caprichosas, porque pueden significar millones de pesos a los contribuyentes. Casos como el del NAICM, en Texcoco, la venta del súper lujoso avión presidencial y otros temas importantes como la construcción del Tren Maya, con el supuesto cumplimiento de la primera promesa que fue someterla a consulta popular que reprochaban amañada.

Los despidos masivos en dependencias de gobierno, el desabasto de gasolina en ciudades importantes como Jalisco, Hidalgo, Estado de México, Puebla, Guanajuato, Querétaro y Michoacán, donde el 40% de estaciones han sido cerradas en Morelia por desabasto (como parte del programa contra el huachicoleo), puede ocasionar un problema de percepción adversa, mayor.

La reducción presupuestal al sector agropecuario, el nexo con la dirigente sindical Elba Esther Gordillo, ligada con el retraso educativo y nexos con lo peor de la política mexicana, la inclusión de figuras ligadas con lo más deleznable de la política como la misma Elba Esther, Napoleón Gómez Urrutia, Manuel Velasco Coello, Dolores Padierna, Miguel Ángel Barbosa, más los nombres que cada quien aporte, así como la desaparición de organismos como el INADEM y PROMEXICO, son acciones generadoras de especulación innecesaria en momentos cruciales para el inicio de cualquier gobierno.

Tema aparte es el de la construcción de las refinerías que, aunque significa depender menos del extranjero y abastecer al consumo interno, también es cuestionable por su altísimo costo en un momento en que el mundo se inclina por las energías renovables.

Andrés Manuel López Obrador, declarado ideológicamente liberal, se centró en los temas de la educación (abolición de la reforma Educativa impuesta por el gobierno anterior e iniciar lo que llama ‘una verdadera reforma educativa, que no laboral’); empleo, con proyectos de construcción que garanticen vacantes fijas y temporales. Un solo sistema de salud, son parte de medidas arriesgadas que también enfrentan serias resistencias con diferente matiz.

Los temas de justicia, austeridad (eliminación de privilegios y gastos superfluos), apoyo a jóvenes y adultos mayores, incentivos fiscales para emprendedores, son marcados con un ritmo acelerado de trabajo con un impacto importante en la opinión pública.

Los proyectos más ambiciosos que, a su vez, son los más controvertidos, como la reactivación de Petróleos Mexicanos, la construcción de dos refinerías, del Tren Maya, los proyectos para incentivar la reactivación económica en las zonas fronterizas, entre otras medidas importantes como la venta de activos como las aeronaves y helicópteros  oficiales, son correctivos apoyados por gran parte de los ciudadanos pero no por otra, que los ve con ojos de desconfianza, que hace serios señalamientos.

Hasta el momento, AMLO ha logrado rebasar los cuestionamientos con argumentos sólidos, pero no todos están convencidos de su proyecto ni de sus argumentos, lo que es sano si se considera la necesidad de contar con contrapesos en los sectores sociales.

*Entre desafíos y contrastes ideológicos

El tercer presidente importante es el controvertido empresario, Presidente de Estados Unidos de Norteamérica, Donald Trump, repudiado por los demócratas e incluso por algunos del Partido Republicano y a nivel internacional por su arrogancia, su intolerancia y su conducta impulsiva lejana al respeto que impone la diplomacia mundial y que se espera de cualquier mandatario, han logrado comprometer la importancia del liderazgo internacional de esa nación vecina.

Con los ojos del mundo situados en los tres liderazgos más llamativos del continente americano en este momento (el del estadounidense Donald Trump, el de carioca Jair Bolsonaro -cuya similitud intervencionista de ambos en temas de Venezuela, Cuba, Bolivia y Perú, entre otros, contrasta con la postura del tabasqueño Andrés Manuel López Obrador de respeto a la soberanía de las naciones, optar por la no intervención- lo que preocupa tan sólo al pensar en los efectos de cualquier determinación en este sentido que se verán reflejados en la economía y en la vida democrática del continente. El futuro político de México navega en medio de esas aguas turbulentas.

El importante momento que se vive merece la atención de todos porque habrán de surgir nuevas propuestas, nuevos políticos en medio de la vorágine virtual de las redes sociales y de la vida en las calles, donde el enfrentamiento con la realidad cotidiana para muchos es cruel e inhumano y para otros, un impasse de regocijo delirante.

En este sentido parece que lo importante para Andrés Manuel, es ‘Primero los pobres’, para Donald Trump ‘Primero los Forbes’ y para Jair Bolsonaro, ‘Primero los controles’ ¿Quién tendrá la razón?

En temas locales…

En entidades del país como Quintana Roo, donde las disposiciones oficiales federales se interpretan y cada quien lo hace a su modo, los límites del retroceso se observan en la repetición de esquemas de simulación.

Nada más ofensivo para los habitantes que los boletines oficiales con fotografías de mandatarios o mandatarias disfrazados de trabajadores, usuales para informar lo que dicen que hacen.

Así vemos cómo, de la austeridad propuesta por el gobierno federal, en el Ayuntamiento de Benito Juárez, contrario a lo comprometido en campaña, se renegociaron los créditos, se aprobó ampliar la burocracia con siete nuevas direcciones y de las cifras de la nota roja, lo más bochornoso es que los feminicidios se disparan, las ejecuciones continúan, va en aumento la desaparición de jovencitas, de menores de edad y aunque la costosa inversión en materiales y equipo bélico para contener a la delincuencia criminal se multiplica, no parece haber avance si se consultan las cifras estadísticas oficiales federales registradas.

Las autoridades locales disfrutan el placer de comunicarse por las redes sociales con la población e, incluso, se cuenta con autoridades que pretenden dirigir su trabajo a través de los celulares.

Eso es algo lamentable porque una cosa es utilizar el servicio de los medios de comunicación como herramienta  informativa y otra, muy distinta, que la herramienta de mando sea vía un teléfono celular, distante al contacto directo que precisa el trabajo con los colaboradores y los habitantes

¡Benditas redes sociales!… repiten.