web analytics

Pésima política de comunicación social de Pemex ante la crisis de la gasolina

México.- No obstante que el Presidente López Obrador insiste en que su gestión se llevará a cabo con total transparencia y rendición de cuentas, el hecho contundente es que la paraestatal Pemex, que dirige un íntimo amigo del Presidente, el Ingeniero Octavio Romero Oropeza, ha mostrado demasiada opacidad con respecto a la actual crisis de la gasolina en México.

Como es de público conocimiento, como parte de una estrategia muy mal planeada para combatir el robo de combustible o huachicoleo, el gobierno federal cerró varios ductos de distribución de combustible, logrando, como efecto colateral, que en muchas entidades haya comenzado a escasear la gasolina y el diésel desde el pasado domingo.

En sus conferencias de prensa mañaneras, el Presidente de la República insiste en que el problema no es tan grave y en que todo se está resolviendo de forma adecuada, pero la realidad a nivel de suelo lo desmiente todos los días: a las largas filas y a las horas perdidas para cargar combustible, ya se suman pleitos y agresiones físicas entre distribuidores y consumidores.

Ante esta situación, lo esperable era que la paraestatal Pemex mantuviera una política eficaz de comunicación social a efecto de que las personas estuvieran bien informadas sobre los retos y avances en materia de distribución de combustible.

Pero es un hecho que los directivos de Pemex carecen de las competencias para mantener bien informada a la población, con lo cual crece el enojo y la inconformidad.

El Arsenal