web analytics

¿Que por qué te deprimes? Las nueve causas más frecuentes de la depresión

Nancy Schimelpfening, Verywellmind / Trad. de Alfonso López Collada.

Entre el 10 y el 15 por ciento de la población abierta experimenta depresión clínica alguna vez en su vida. Y la Organización Mundial de la Salud calcula que un 5% de los hombre, y un 9% de las mujeres, sufren desórdenes depresivos cualquier año.

Genética y Biología

Estudios sobre los gemelos, la adopción y la familia ven una relación entre depresión y genética. Pero los investigadores no están aún seguros sobre cuáles pudieran ser todos los posibles factores de riesgo de la depresión.

A estas alturas, sin embargo, la mayoría de los especialistas sospechan que tener parientes o hermanos/as con depresión, puede influir. 

Desequilibrio de la Química Cerebral

Se cree que la depresión es causada por un desequilibrio en los neurotransmisores, los cuales influyen en la regulación del humor.

Los neurotransmisores son substancias químicas que ayudan a la comunicación entre diversas áreas del cerebro. Si escasean ciertos neurotransmisores, pueden desencadenarse los síntomas que conocemos como depresión clínica.

Hormonas Sexuales Femeninas

Ha sido ampliamente documentado que la mujer sufre depresiones severas aproximadamente dos veces más frecuentemente que el hombre. Y como la frecuencia de alteraciones depresivas alcanza su punto más alto durante los años reproductivos de la mujer, se deduce que los factores hormonales de riesgo son los culpables.

La mujer tiende más a las depresiones cuando sus hormonas fluyen, por ejemplo en su período menstrual, al dar a luz y en su peri-menopausia. Además, el riesgo de sufrir depresiones se reduce para las mujeres al entrar en la menopausia.

Alteración del Ritmo Circadiano

Se cree que en específico la depresión conocida como del “desorden afectivo estacional” (reconocido oficialmente como un gran desorden depresivo con un patrón estacional) es producto de una alteración del ritmo circadiano normal del cuerpo.

La luz que entra a los ojos influye en este ritmo. Durante el invierno –de días más cortos–, cuando la gente pasa mucho menos tiempo en exteriores que en verano, se puede alterar el ritmo circadiano.

Quienes viven en climas fríos, donde hay días más cortos y más oscuros, pudieran ser el grupo más vulnerable a los desórdenes del ritmo circadiano.

Mala alimentación

Una dieta insuficiente puede contribuir a la aparición de la depresión en varias formas. Por ejemplo, se sabe que varias insuficiencias de vitaminas y de minerales producen los síntomas de la depresión.

En las investigaciones se han obtenido datos que indican que las dietas, ya sea bajas en el ácido graso omega 3, o con proporciones desequilibradas de omega 6 con respecto a omega 3, tienen una relación directa con una mayor incidencia de depresiones. Y las dietas altas en azúcar han sido también vinculadas a la depresión.

Problemas de salud física

El cuerpo y la mente están evidentemente ligados. Si tienes un problema de salud física, tal vez descubras cambios también en tu salud mental.

La enfermedad y la depresión se relacionan de dos maneras. Por una parte, el estrés que te produce el hecho de tener una enfermedad crónica puede detonar un episodio de depresión mayor.

Por la otra, ciertas enfermedades -como alteraciones de la tiroides, el mal de Addison y un hígado enfermo- pueden hacer que aparezcan los síntomas de la depresión.

Drogas y/o medicamentos

Las drogas y el alcohol contribuyen a las alteraciones relacionadas con la depresión.

Entre las drogas que se relacionan con la la depresión se incluyen anticonvulsivos, estatinas, estimulantes, benzodiazepinas, corticosteroides y beta-bloqueadores.

Es importante revisar cualquier medicamento que se te haya recetado y hablar con tu doctor/a en caso de que te estés sintiendo deprimida o deprimido.

Eventos estresantes de la vida

Los eventos estresantes, que abruman tu habilidad para hacer frente a la vida, puede ser causal de depresión.

Los investigadores sospechan que los niveles altos de la hormona cortisol, que secretamos cuando estamos bajo estrés, pudieran afectar el neurotransmisor “serotonina” y contribuir a la depresión. 

Dolor por pérdida sentimental

Al perder a un ser querido, los dolientes experimentan muchos síntomas iguales a los de la depresión. Algunas respuestas normales ante una pérdida son los problemas para conciliar el sueño, un mal apetito y la pérdida del placer o del interés en actividades.

Por lo regular los síntomas de un dolor emocional se van desvaneciendo con el tiempo. Pero cuando los síntomas empeoran, el dolor crece y crece, llegando a veces hasta el punto de convertirse en una depresión severa.