web analytics

Los designios de Dios y los chicotazos de AMLO 

0
57

Miryam Gomezcésar.

¿Alguien imaginó un inicio de régimen tan complicado? El proceso no ha sido apto para cardíacos, ha sido tan insólito lo sucedido que es como subirse a la montaña rusa, con pendientes y cuestas que, de tan pronunciadas unas y empinadas otras, atrae a quienes disfrutan de emociones fuertes pero también hay quienes la rechazan y se abstienen.

¡Vaya forma de incrustarse en la historia! Ser punto de referencia de un antes y un después, ya es un hecho para un liderazgo que ha marcado en tiempo récord una forma distinta de ejercer el mando y hacer política, pero, aunque hay convencimiento y apoyo solidario de muchos ciudadanos, la resistencia de los otros que también tienen razones de peso para oponerse, se ha convertido en un factor importante del debate público.

La mezcolanza de temas que van entrelazándose como la economía, la política exterior, los derechos humanos, la amnistía y liberación de presos políticos, entre otros, son apenas algunos que avanzan a marchas forzadas pero ninguno ha impactado tanto, dentro y fuera del país, como las medidas impuestas para iniciar la batalla contra la corrupción.

Al cerrar los ductos del hidrocarburo para acabar con su saqueo, se afectó a millones de personas, lo que ha dolido hasta la médula.

Mientras en el recinto legislativo se definen las enmiendas legales necesarias para agravar los delitos, el compás de espera angustia por la presión del tema que está en todas partes y, aunque la mayoría de las entidades no padecen la escasez, igual se opina.

El asunto no es menor, los ciudadanos tienen el mismo derecho a la información, a exigir que se aplique la ley y a ejercer su libertad de expresión y la ejercen.

Este inicio ha sido tan vertiginoso que aturde. Los temas involucran a la población entera. No se trata de la voluntad de uno contra la de todos, se trata de la congruencia entre el decir y el hacer, el punto de inicio es importante aunque en la curva del aprendizaje se cometen errores en ocasiones graves.

La estrategia confunde porque, aunque la corrupción y la impunidad han causado un deterioro social grave, la forma de enfrentarlos lastima a muchos que viven al día y su precariedad se profundiza con la falta del servicio.

¿Y los responsables?

Por lo pronto, el Secretario General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), sindical petrolero Carlos Romero Deschamps, no debe estar muy tranquilo, sobre todo al conocer que los integrantes del Movimiento Nacional de Transformación Petrolera (MNTP) presentaron una denuncia formal en su contra por su presunta colusión con huachicoleros, según una publicación del Grupo Milenio.

En la misma, aseguran que la delincuencia organizada cobra derecho de piso a todas las gasolineras en el país y que obliga a los propietarios a comprar producto entregado de manera irregular que, se presume, es fruto de la ordeña a los ductos de Pemex, e indican de una alta probabilidad del STPRM.

Aunque éste es un episodio más de lo que se presenta como la tormenta perfecta, faltan los capítulos centrales de lo que logren los legisladores en el Congreso de la Unión sobre el endurecimiento de las penas para los involucrados, la consulta ciudadana prometida por AMLO y el factor sorpresa que es bola cantada, la versión a la mexicana de Fuente Ovejuna donde el pueblo, ávido de justicia, manda.

En el caso de los problemas generados por la colusión de servidores públicos, a pesar de la exhibición de la rapacidad, si bien es cierto que hay una sensación de impotencia y de desprotección social, también lo es la avidez con la que se espera que esto cambie, los límites son intolerables, de ahí que la batalla emprendida por el gobierno federal para cambiar los esquemas debe estar presente en la reflexión de todos.

Las contingencias, aunque angustiosas por violentas y riesgosas, son pedagógicas. Para muestra están los desastres naturales como los movimientos telúricos y tempestades, que si bien han dejado daños graves, también una cultura de la prevención. ¿Alguien se opone?

No todos los liderazgos en el poder legislativo son iguales y, en eso de la interpretación, hay muchos obstáculos. Aunque hay quienes con su trabajo destacan, otros, con sus dislates, chico favor le hacen a la lucha emprendida por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

El activismo de los legisladores federales, se acelera. Parecen omnipresentes, van y vienen de la Ciudad de México a su terruño buscando siempre a los medios de comunicación, por aquello de que se note que trabajan.

De temas locales.

En Quintana Roo, como en otras entidades, el proceso electoral intermedio ya inició. Hay tantos aspirantes y están tan desprestigiados los partidos políticos, que algunos prefieren ir como candidatos independientes.

La cosa es que varios de los apuntados son prácticamente desconocidos, lo cual es una apuesta complicada para cumplir con los requisitos obligatorios y sufragar el oneroso gasto que implica conseguir las firmas necesarias.

Por vez primera, los diputados locales tienen la opción de buscar su reelección, sin embargo, entre los actuales integrantes de la XV Legislatura no hay mucho entusiasmo, sabedores de que su desempeño es poco conocido como para lograr su refrendoHay varios tan cuestionados que van a requerir una cartera muy abultada para ‘convencer’ al electorado. 

A más tardar la próxima semana se conocerán los nombres de quienes por el Partido Acción Nacional ocuparán las candidaturas de mayoría relativa para cada uno de los 15 distritos, aunque los que se mencionan son los mismos de siempre.

Este partido, por ser el del Gobernador Carlos Joaquín González, tiene muy complicado el panorama por los resultados de una gestión que prometió ser diferente como alternancia y no ha logrado un lucimiento elemental, todo le estalla en las manos.

En la zona sur del Estado, donde existe mayor rezago económico, la falta de un proyecto convincente y el tufo a corrupción e impunidad idéntica a lo que tanto se criticó, hace incierto su panorama electoral.

Con la participación de dos partidos recién integrados, el Movimiento Auténtico Social y Confianza por Quintana Roo, se fragmentan los votos, en la extraña ecuación del mandatario, sus sesudos asesores no logran convencerlo de la complejidad para ganar su apuesta.

El PRI está tan debilitado que sobrevive con respiración artificial, el abandono de sus militantes lo deja con pocas posibilidades de lograr espacios. Aun yendo en alianza de todos contra el Morena, es incierto el panorama. Quien logre el control de las candidaturas de Morena puede hacer la diferencia.

Tal vez en Tulum, gracias a la imagen proactiva de su alcalde Víctor Mas Tah, que ondea la misma bandera que el gobernador, el candidato para ese distrito logre obtener un buen número de votos.

Es Solidaridad una joya invaluable en la disputa y su alcaldesa Laura Beristain, con todo el aparato oficial en contra por ser el bastión de Carlos Joaquín, está librando una batalla campal contra la imposición del Mando Único, un tema que sigue en la mesa de discusión porque los resultados de los secretarios de Seguridad Pública no convencen a los ciudadanos y, mucho menos, los términos de la ‘coordinación’ con los alcaldes, mantener su postura firme podría representar beneficios electorales para el refrendo del morenismo en el amplio municipio solidarense. La liebre salta por donde menos se espera. ¿Quién lo diría?

En la zona norte del Estado, donde el Morena gobierna en los principales municipios turísticos, la postura y acciones de sus alcaldesas es distinta, una más cercana al mandatario y otra en plena pugna, lo que tendrá un posible efecto electoral aunque nada está escrito, mucho dependerá del prestigio y popularidad de sus candidatos, máxime que se abre la posibilidad de tener candidaturas comunes y/o candidatos externos.
 
En la convocatoria de Morena recientemente publicada, se definen las bases del método para elegir a sus candidatos. En su párrafo 24 dice: la definición final de las candidaturas de Morena y, en consecuencia, los registros, estarán sujetos a lo establecido en los convenios de coalición, alianza partidaria o candidatura común con otros partidos políticos con registro, cumpliendo con la paridad de género y las disposiciones legales conducentes.