web analytics

¿Toque de queda para mujeres?

Raúl Flores Martínez.

¿Un toque de queda, puede solucionar o evitar los feminicidios?

Una propuesta por demás ocurrente de la diputada veracruzana Ana Miriam Ferráez, quien pide un toque de queda para que ninguna mujer salga después de las 10 de la noche de su casa, para evitar ser presa de un victimario.

Quizá la ocurrente legisladora no sabe que el delito de feminicidio va más allá de un horario específico; es más, va más allá de un modo de operar.

Diversos colectivos en apoyo a mujeres, incluyendo el Observatorio Nacional contra el Feminicidio, destacan que este delito ha crecido silenciosamente, además de que la combinación desaparición – trata de personas – feminicidio se ha dado en los últimos años.

La combinación se da por dos factores que muy pocos han percibido: 1.- Ante los severos golpes que las autoridades les han dado a las organizaciones criminales en el rubro de las drogas, estas organizaciones se han enfocado en la trata de personas; y 2.-La desaparición de mujeres va más allá de una edad y, en los últimos años, los asesinatos de mujeres se concentran en el rubro de los 16 años hacia abajo, las niñas son las más asesinadas en los últimos tres años.

Tan sólo en 2017, la Fiscalía General de Veracruz registró 58 muertes con violencia por condición de género en los municipios de Coatzacoalcos, Río Blanco, Córdoba, Xalapa, Veracruz, Tlapacoyan, Isla, Ixtaczoquitlán, Poza Rica, Hueyapan de Ocampo, Pánuco, las Choapas, Camarón de Tejeda, Cosamaloapan, Orizaba, Tihuatlán, San Andrés Tuxtla, Actopan, Papantla, Carlos A. Carrillo, Nautla, Paso del Macho, Tecolutla, Tuxpan, Cuitláhuac, Coxquihui, Coatepec, Minatitlán, Martínez de la Torre, Cosoleacaque, Acayucan, Soconusco y Huatusco.

Los datos rojos de los 33 municipios revelan que las mujeres perdieron la vida después de ser atacadas con arma blanca o de fuego, al ser atropelladas, baleadas, decapitadas o estranguladas, al recibir un indeterminado número de golpes o al ser quemadas en algunas partes de su cuerpo.

Quizá la propuesta de la diputada veracruzana no sea tan descabellada, siempre y cuando se aplique en una localidad pequeña, no en un municipio como Ecatepec o en la Ciudad de México.