web analytics

Cómo superar la infidelidad y recuperar la confianza en el matrimonio

Sheri Stritof / Trad. Alfonso López Collada.

En una relación íntima, la confianza tiene sus raíces en sentirse a salvo con la pareja. La infidelidad, las mentiras y las promesas no cumplidas pueden dañar severamente la confianza entre marido y mujer. Sin embargo, eso no necesariamente significa que un matrimonio no pueda ser rescatado.  Aunque la reconstrucción de la confianza puede ser un verdadero reto cuando hay una falla grave de por medio, es posible lograrla si ambas partes se comprometen en la tarea de sacar el problema adelante.

Recoger los pedazos

Hace falta mucho tiempo y harto esfuerzo para restablecer el sentimiento de seguridad que se necesita para que un matrimonio siga adelante y creciendo. Poder recuperarse del trauma que causa una pérdida de la confianza, es un obstáculo tan grande para muchas parejas que quisieran volver al camino, que quedan atrapadas en un pantano de soledad y de incertidumbre.

Las investigaciones muestran que la solución para esas está en trabajar los cinco puntos de conflicto siguientes, para poder curar la herida que conlleva una pérdida de confianza:

  • Conocer los detalles.
  • Dejar a un lado la ira.
  • Mostrar compromiso con la solución.
  • Reconstruir la confianza.
  • Reconstruir la relación.

Así hayas sido tú la parte que ofendió o la traicionada, para reconstruir la confianza en tu matrimonio ambas necesitan renovar su compromiso con el matrimonio, y entre ustedes dos.

Conocer los detalles

Hasta en los casos de traición que parecen más evidentes, siempre hay dos puntos de vista. La parte ofensora deberá dar la cara y dar información veraz. Así, la parte ofendida tendrá un panorama más amplio y podrá comprender la situación. ¿Qué pasó, cuándo y dónde? ¿Qué sentimientos o problemas pueden haber influido a esta situación? ¿Cuáles son las circunstancias atenuantes? 

Libérate del enojo

Incluso las faltas menores de confianza pueden llevar a problemas de salud mental, emocional y física. Las parejas pueden tener problemas para dormir o disminución del apetito. Pueden irritarse por cosas pequeñas.

Aunque puede tenerse la tentación de simplemente ahogar todo el coraje y demás emociones, es imperativo que la parte ofendida “agarre la onda” y reflexione sobre los sentimientos que tiene, todos. Considera el impacto que tiene la traición de tu pareja a ti y a los demás. Reflexiona sobre cómo ha sido alterada la vida y todas las preguntas y dudas que están surgiendo. Y, sobre todo, asegúrate de que tu pareja se dé cuenta de todos esos sentimientos.

También la parte ofensora debe expresar cualquier sentimiento de resentimiento y coraje que pueda haber estado creciéndole desde antes del incidente.

Muestra tu compromiso

Ambas partes, especialmente la traicionada, puede que cuestione su compromiso con la relación y pensando si la relación todavía vale la pena para ambos, o incluso si es posible salvarla.

Los actos de empatía –compartir el dolor, la frustración, el coraje; mostrar remordimiento y arrepentimiento; y reconocer y validar los sentimientos de dolor– pueden ser recursos curativos para ambas partes.

Partiendo de lo anterior, determinar qué es lo que cada parte necesita de la relación puede ayudar a darles a entender que seguir con la relación incluye expectativas claras de que para cada parte, seguir adelante, está de acuerdo en cumplir su compromiso.

Tanto tú como tu pareja deben esforzarse y definir qué requieren para seguir comprometidos en hacer que la relación funcione. Y cuando se expresen esto entre ustedes, eviten el uso de expresiones que puedan llevar a otro conflicto (p.e. tú siempre, yo nunca, deberíamos, es que…) cuando describan lo que ven, esperan o quieren el uno del otro. En vez de esas elijan palabras que faciliten una conversación abierta y permita el uso de la palabra “yo” para quitarte culpas o colocarte en una posición superior).

Por ejemplo, es preferible decir “Necesito sentirme importante en tu vida” a decir “Nunca me das importancia”.

Reconstrucción de la confianza

Juntos, tu pareja y tú deben fijar metas específicas y fechas realistas para recomponer su unión. Reconozcan que esa reconstrucción toma tiempo y requiere lo siguiente:

A la parte ofendida:

  • Decídete a perdonar. Toma una decisión firme y consciente de amar, dejando atrás el pasado. Y cómo lograr completamente esta meta puede llevarte tiempo, el compromiso mutuo tuyo y de tu pareja es clave.
  • Abre tu corazón y vida a tu crecimiento personal. No puedes recuperar la confianza perdida con las puras promesas y el perdón que te pida tu pareja. Las causas que hay detrás de una ofensa deben ser identificadas, examinadas y trabajadas por ti y tu pareja, para superar los problemas resolviéndolos.
  • Toma consciencia de tus más profundos sentimientos y tus pensamientos, y compártelos. Obsesionarte mascullando en silencio la situación o la acción que acabó con la confianza entre ustedes, no les llevará a ninguna parte. Vale más discutir abiertamente (no violentamente) los detalles y expresar todos sus sentimientos de enojo y dolor, pero sin caer en la práctica dañina de rebatir todo lo que te diga tu pareja.
  • Desea sinceramente que las cosas se arreglen. En este proceso no hay cabida para hablar “de dientes para afuera” ni para mentiras. Identifica, asume y expresa sinceramente tus ideas y deseos.
  • Asume una una franca determinación y un sincero deseo de que esto funcione. En el proceso no caben las palabras vacías, falsas, ni más mentiras. Sé completamente honesto/a y veraz con tus sentimientos. 

Una vez que ambas partes hayan tomado las acciones anteriores de corazón, hablen sobre sus metas y revisen regularmente si van acercándose o alejándose de ellas, para mantenerse rumbo a la solución.

Para la parte ofensora:

Como la parte afectada que eres en la relación, tal vez te cueste trabajo -o incluso dolor- que te recuerden los errores que cometiste. Sin embargo, recuerda que los pasos descritos en los párrafos anteriores son esenciales para el proceso de reparación y recuperación. Cuando trabajes en ellos, te recomendamos:

  • Si de los dos eres tú quien mintió, engañó o traicionó la confianza, tu pareja necesita que le muestres, cambiando tu conducta errática, que desaparecerá.
  • Sé sincero(a). Trabaja en comprender y establecer por qué te comportaste como lo hiciste. Y toma en cuenta que decir “No sé” no aporta confianza ni te ayuda a llegar a la raíz del problema.
  • Asume la responsabilidad de tus decisiones y conductas; la postura defensiva sólo perpetuará la crisis. Y cuidado: justificar tus conductas basándote en lo que tu pareja hace o hizo en el pasado, tampoco resulta.

Para la parte traicionada:

Si bien avanzar depende mucho de lo que tu pareja sea capaz de mostrarte, recuerda siempre que el esfuerzo que tú hagas tiene también mucho que ver con tu posible éxito. A medida que pasan los días…

  • Haz un esfuerzo serio para comprender qué y por qué se torció en la relación antes de la traición que sucedió luego. Si bien eso no te ayudará a olvidar lo sucedido, sí podrá ayudarte a encontrar respuestas clave que necesitas para seguir adelante.
  • Por difícil que sean una vez que te determines a perdonar a tu pareja, esfuérzate en aportar respuestas positivas y refuerzo para que puedas dar a tu pareja retroalimentación consistente con lo que te gusta o te hace feliz.
  • Comprende que también es válido que no quieras seguir la relación después de considerar poner en práctica los pasos anteriores, o de ponerlos en acción. Simplemente ármate de honestidad hacia ti y hacia tu pareja y no hagan un recorrido de lo sucedido nada más porque les parece que es lo que se espera de ustedes como pareja.

Para la pareja:

Si bien hay mucho trabajo qué hacer por separado, recuerden ambos:

  • Escúchense abierta y completamente uno al otro.
  • Recuérdense uno al otro que cada quien merece respuestas abiertas y honestas a sus preguntas sobre la traición.

Para reconstruir la relación

Una vez que se hayan comprometido las parejas a reconstruir la confianza mutua, deben trabajar en tratar a la relación como si fuera una enteramente nueva. Ambas partes deben hablar y pedir lo que realmente necesitan, y no esperar que su pareja adivine lo que quiere.

No frenen la confianza en esta nueva etapa de su relación sentimental, aunque sea con la misma persona. Refrenar la confianza por miedo o por coraje evitará que te puedas reconectar con tu pareja. Eso impediría el avance sano y la evolución de la relación.

Por el contrario, trabaja en la reconstrucción del “nosotros” haciendo todo lo que hay que hacer para construir la confianza y reconstruir esa conexión de apoyo mutuo. Lleguen a un arreglo sobre la idea que tienen tú y tu pareja sobre lo que es una relación sana. Por ejemplo establecer noches de citas, trabajar juntos armando un plan a 5, a 10 ó hasta a 20 años, encontrar los lenguajes de amor exclusivos de ustedes, y tocar base mutuamente sobre cómo sienten la relación, o si están cumpliéndose, incluso superándose sus expectativas.

Recuerden que toda relación requiere trabajo. Hasta las parejas más cercanas tienen que trabajar duro para renovar su chispa mientras trabajan en el crecimiento mutuo en la misma dirección, año tras año.

Apoyarse en ayuda profesional

Pueden trabajar en construir una relación más sana, más feliz y más honesta si atienden los cinco puntos listados arriba, y conservan en mente el contexto de una imagen completa: que salir adelante de esto sólo es posible si se mantienen fuertes y se comprometen a un esfuerzo en serio.

El apoyo terapéutico puede ser útil para que procesen el “qué”, “por qué” y “cómo” sucedió todo, para ayudarles a seguir adelante. Ambas partes deben estar abiertas a buscar consejo para tener una mejor comprensión de qué causó la ruptura de la confianza –pero tengan en cuenta de que tal vez quieran o necesiten tener ese apoyo no sólo como terapia de pareja, sino además individualmente.

Hay varias maneras de tratamiento para parejas que están diseñados para recuperar la confianza, la comunicación y la conexión, que pueden ser especialmente útiles. A través del trabajo continuo y la terapia, pueden incluso salir de la crisis, además, con su matrimonio fortalecido.