web analytics

Éramos muchos y parió catorce partidos el INE

0
105

Miryam Gomezcésar.

Destapar la cloaca para limpiar los ductos del sistema ha hecho estremecer a muchos grupos y figuras que preferirían mantener la misma situación caótica desesperante padecida por las familias mexicanas por la opacidad con la que se han manejado los recursos públicos, que son las condiciones heredadas al régimen actual.

El esfuerzo que realiza la federación es tan intenso como trepidantes las consecuencias de sus decisiones y la incomodidad de una paciente mayoría en espera de que, ahora sí, logren superarse las deficiencias y, como todo principio, cuesta entender algunas decisiones tan impopulares como necesarias, que resultan ineficientes para muchos y de consecuencias de impacto económico considerable a futuro, hechos que dividen a la comunidad y a la opinión pública.

Lo increíble es que el desgaste que algunos aseguran percibir en el debilitamiento de la base que apoya al presidente, sin embargo, no se refleja en los estudios de opinión de las empresas dedicadas a ello, que establecen un aumento del apoyo ciudadano a Andrés Manuel López Obrador.

En contraste, el costo lo llevan los partidos PRI y PAN, que han gobernado los últimos regímenes presidenciales. Ambas organizaciones atraviesan por momentos de tal desgaste que pone en riesgo su avance electoral en este 2019 en las entidades donde habrá intermedias o cambio de régimen.

Marcar la agenda todos los días por parte de Andrés Manuel López Obrador, ha ocasionado que los partidos de oposición en el Congreso de la Unión, lejos de reposicionarse, pierdan lustre. Esto es resultado de sus decisiones e indefiniciones que deterioran su imagen como bancadas y, por ende, la del partido que representan. 

Un claro ejemplo de esto es la defensa que hacen los senadores del PRI del líder de los petroleros, Carlos Romero Deschamps, la figura más cuestionada del sindicalismo en este momento, por la opacidad en su monumental enriquecimiento: es parte de los absurdos cometidos por un priismo que no ha sabido ser desafiante como oposición dentro del Congreso, en detrimento del peso de su partido.

En el contexto de las circunstancias generadas por las acciones del gobierno federal contra el robo de energéticos, no se entiende ese apoyo explícito tan fuera de momento y lugar de ese puñado de legisladores que resaltan las razones de ese priismo tan notoriamente disminuido.

Si consideramos que esto sucede mientras a nivel nacional intentan la reconstrucción de su partido, que están en plena campaña en búsqueda de adhesiones justo cuando la exigencia de la mayoría de ciudadanos que apoya la lucha contra  la corrupción, es que se haga justicia. ¿Es tan complicado entender?

En el PAN están que, como decía el conductor del famoso programa de televisión, “Un mundo nos vigila”, el fallecido don Pedro Ferriz Santa Cruz, “ya no saben si reír o llorar” por lo mal que les está yendo dentro y fuera de su organización: la han hecho trizas, un partido fragmentado, con líder elegido por dedazo que, aparte, incomoda a la militancia.

Para colmo de males, es el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa la escisión más notoria y concluyente de las figuras del panismo tradicional, que prefirieron seguirlo en su nueva aventura de la creación de ¡oooootro partido político!

Las discrepancias internas obligan al dirigente nacional a enfrentar varios frentes de batalla, al mismo tiempo con costos que difícilmente podrán salvar principalmente en los estados donde habrá elecciones este año y el ex mandatario cuenta con el apoyo de corrientes internas del PAN.

En este sentido pronto se conocerá la capacidad de convencimiento del ex presidente con aquellos a quienes, como legislador y como mandatario, ayudó. En la Península de Yucatán, incluido Quintana Roo, hay varios que es imposible se hagan ojo de hormiga a su probable petición. Entonces se sabrá en qué queda el panismo, dónde jugarán a las alianzas con otros partidos en igualdad de circunstancias, como el PRD.

Morena también genera descontento por las decisiones de sus dirigentes nacionales de imponer una alianza con el PT y el PVEM que a muy pocos convence por tratarse de un par de organismos que,  elección tras elección, reparten las candidaturas y espacios directivos de la administración pública con un sistema de rotación entre amigos y familiares y en los gobiernos se comportan chantajistas y extorsionadores, como ha sucedido en Quintana Roo, un revoltijo dañino que permite la corrupción y opacidad bajo el amparo de la joven organización.

Hasta el momento, el Consejo General del IEQROO ha aprobado dos coaliciones parciales. Una de ellas es “Orden y Desarrollo por Quintana Roo”, en la que irán de la mano PAN/PRD.

Todos están ‘moviditos’ para acomodar a sus recomendados en las candidaturas por las expectativas de la coalición parcial “Juntos Haremos Historia por Quintana Roo” (Morena/PT/PVEM), por lo menos en los distritos donde participarán por Morena, que serán militantes legítimos fundadores, hay amplias posibilidades de refrendo si la tendencia de los resultados de la elección anterior se mantiene: arrasarían, aunque esa posibilidad se reduce en los distritos cedidos al PT y al PVEM que, según los datos del IEQROO, su aportación de sufragios fue limitada: en Benito Juárez el PT obtuvo 16 mil 611 votos y el PVEM 14 mil 233 contra los 174 mil 587 aportados por el Morena.

El Partido Encuentro Social, que lidera el ex presidente municipal de Benito Juárez, Gregorio Sánchez, quien pretende ir en la primera posición plurinominal por ese partido y buscar el voto también por la vía directa, así como Movimiento Ciudadano, ambas organizaciones irán en solitario a la elección.

Pero, en cuestión de sorpresas no paramos, tanto a nivel nacional como estatal. Recientemente, el INE informó sobre las solicitudes de registro para nuevos partidos políticos, ¡total, la mayoría de ciudadanos no se interesa por los acontecimientos políticos locales ni cuestiona las decisiones que se toman en este sentido!, pese a las dificultades presupuestales que presenta la economía para resolver las urgencias, como el servicio de mantenimiento y limpieza, alumbrado público, bacheo, transporte, entre otras para las que no alcanzan las partidas.

En lo local participan, por primera ocasión y por lo mismo, en solitario, los partidos “Confianza por Quintana Roo” (CQROO) y el Movimiento Auténtico Social (MAS).

Ya se conocerá el reparto de prerrogativas y habrá que ver si el presupuesto alcanza para mantener a tanto niniorganismo que ni  produce, ni es representativo, ni falta hace ante tanto problema, los sesudos sólo piensan en el jugoso negocio que representa tener un partido propio.

Así, a los ya conocidos PRI, PAN, PRD, Morena, PT, PVEM y MC hay que agregar las catorce nuevas organizaciones registradas ante el INE: Agrupación Política Nacional Migrante Mexicana; Convicción Mexicana por la Democracia A. P. N.; Demócrata; Demócratas; Esquema X México, A.C.; Expresión Democrática A. P. N.; Frente Nacional; Frente Nacional Socialista Institucional Mexicano, A. C.; Organización de Ciudadanos Federalistas Vanguardista; Organización Promotora del Partido Liberal de México; Partido Ciudadano Independiente; Pacto Tabasco, A. C.; Todos Somos Uno; Verdadera Alternativa para Mejorar y Organizar a la Sociedad, A. C.

Ante el absurdo que representa la multiplicación de partidos y la necesidad de recursos para cumplir compromisos y solventar las urgencias, la pregunta es si el presupuesto alcanzará para destinar recursos a los nuevos partidos políticos a un gobierno que propone austeridad.