web analytics

Esas consultas no convencen

Héctor Moctezuma de León.

Andrés Manuel López Obrador debe de entender que las consultas como las realizadas para la suspensión o aprobación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, o como la del pasado fin de semana para decidir sobre la termoeléctrica en la Huexca, en el Estado de Morelos, no convencen a la mayoría de la población. Que, es cierto, se trata de un ejercicio democrático nunca antes visto en nuestro país, pero que requiere de una reglamentación que le dé legitimidad.

El presidente dice, sin pruebas fehacientes, que en el caso de la consulta popular de este fin de semana en Morelos, el 59.5 por ciento votó por el “sí” a la termoeléctrica, contra un 41 por ciento por el “no”: es su palabra contra las dudas de un gran sector de la población mexicana. No hay un autoridad en la materia que valide ese resultado.

No tengo dudas de que, en la consulta del 21 de de marzo, la población mexicana votará mayoritariamente por el “sí” a favor de que se enjuicie a los ex-presidentes, desde Salinas de Gortari hasta Enrique Peña Nieto, porque con sus decisiones nos afectaron no sólo en nuestra economía, sino también en nuestra seguridad.

Sin embargo, hay casos, sobre todo, en obras que afectan directamente a la población de los lugares en donde se realizan, entonces existe una imperiosa necesidad de dar certeza al resultado de ese ejercicio democrático. O ¿usted cree que la votación del pasado domingo fue la que nos dio a conocer el presidente? Seguramente que los habitantes del lugar no están de acuerdo, mucho menos cuando uno de sus dirigentes, Samir Flores, se quedó en el camino.

Quiero dejar claro que el propósito de ese ejercicio democrático tiene como objetivo estar a la altura de los tiempos que se viven en el país y el mundo, pero no hay que echarlo a perder con actos que más bien parecen de un autoritarismo que creíamos rebasado, que es auténticamente democrático, pero, como dicen por ahí, no hagas cosas buenas que parezcan malas.

*****

En la conferencia de prensa de este lunes, un reportero le preguntó al presidente Andrés Manuel que por qué la Secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, no asistió al acto conmemorativo del 83 aniversario de la CTM, pero pocos se percataron que tampoco asistió Claudia Ruiz Massieu, presidenta del PRI, del que la ex–todopoderosa central obrera fue unos de sus pilares en su maquinaria electoral. Por cierto, en el acto del Auditorio Nacional, quien se llevó los aplausos fue la Secretaria de Gobernación, doña Olga Sánchez Cordero… Que en Veracruz ya empiezan a comparar al gobierno de Cuitláhuac García con el que encabezó en el Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, por aquello de los “amiguitos” que forman parte del gabinete y que tienen una gran influencia en las decisiones de la administración del morenista… Tal como se los dije en mi anterior colaboración, los votos de la oposición para la aprobación de la Guardia Nacional fueron a cambio de prebendas, las que próximamente saldrán a la luz, como la de que Miguel Ángel Mancera conservará su minibancada perredista, aún con la salida de Juan Cepeda, y el PES su registro. El mismo rollo, sólo que ahora con el sello de la 4ª Transformación.

circuitocerrado@hotmil.com

@HctorMoctezuma1