Y son… intocables las guarderías del PT

0
241

Rubén Cortés.

El PT, aliado de Morena para ganar la Presidencia el pasado 1 de julio, maneja 75 estancias infantiles en 18 estados y ¡faltaba más! no sólo sigue manejándolas: recibió 500 millones de pesos en el presupuesto de la SEP para 2019. Es decir ¡200 millones de pesos más que en 2018!

Sí: el Partido del Trabajo, al que, sintomáticamente, el presidente saliente le canceló una investigación de la PGR por blanquear 100 millones de pesos de nuestros impuestos, recibidos del Estado mexicano para gestionar sus guarderías infantiles en Monterrey: los Cendis.

Por cierto que, aún investigado por lavar 100 millones de pesos, el PT todavía se dio el lujo de divulgar (en más de dos mil 732 emisoras de radio y TV del país) un spot aprobado por el INE en la pasada campaña presidencial que preguntaba:

“¿Vas a seguir permitiendo que todos estos políticos mediocres y corruptos sigan haciendo lo que se les da la gana con nuestras vidas?”.

En Atlatlahucan, Morelos, el PT registró el proyecto de un Cendi en un terreno que a la fecha sigue baldío, para educar a niños de guardería, una “labor” por la cual le sacó 30 millones de pesos a la SEP.

Aquella pesquisa de la PGR se enfocaba en la gestora de los Cendis, Guadalupe Rodríguez, esposa de Alberto Anaya, dueño único del PT desde hace 22 años, tiempo en el que manejó a criterio personal cuatro mil 634 millones de pesos otorgados por el Estado para prerrogativas del partido.

La investigación descubrió que, en Atlatlahucan, Morelos, el PT registró el proyecto de un Cendi en un terreno baldío, en el cual, aseguraba, estaba educando niños y para la cual le birló 30 millones de pesos a la SEP en el presupuesto.

También, al dirigente del PT en Aguascalientes, Héctor Quiroz, la PGR le detectó en sus cuentas más de 12 millones de pesos de los Cendis. Sin embargo, el proceso de la PGR se esfumó como por arte de magia tres meses después del triunfo electoral de Morena.

Ya en campaña, el a la postre ganador de las elecciones había sido enfático sobre la investigación a sus aliados:

“Persiguen a los dirigentes del PT. Los defenderemos. No a la odiosa venganza ni a las represalias políticas. EPN se enfadó porque el candidato del PT en el Edomex declinó a favor de Morena”.

Eran días en que Javier Duarte era un ladrón por robar dinero como gobernador de Veracruz, pero no así la esposa del dueño del PT por distraer 100 millones de pesos del erario: un atisbo de lo que venía de: “para los amigos, justicia y gracia; para los enemigos, la ley a secas”.

Y así es.