web analytics

¡De criminales y redes sociales!

Raúl Flores Martínez.

Hace un par de días, revisando las redes sociales, vi un linchamiento mediático a un mando de la policía ministerial del Estado de México; un linchamiento donde algunos usuarios de twitter difundían uno de dos videos donde un supuesto ex colaborador de la Fiscalía General de Justicia Mexiquense hablaba de corrupción.

Con el paso de los días, lo que se compartía tenía la finalidad de evitar la detención de Alejandro Peña, integrante de la banda criminal “Los Flores”, dedicada a diversos delitos en la zona oriente de los municipios mexiquenses de Chalco, Valle de Chalco, Ixtapaluca, Tlalmanalco y Amecameca.

Alejandro “N” tiene un cómplice llamado Israel “N” que, a su vez, tiene bajo su mando a tres elementos de la Policía Federal junto con sus tres izquierdos (ayudantes de policías que no son policías) para hacer sus “trabajos” sucios, que van desde el secuestro hasta el cobro de piso.

De acuerdo con la Información Filtrada, el crimen organizado en el oriente del Estado de México planeó una estrategia de descrédito en redes sociales contra la Fiscalía General de Justicia de la zona oriente, para evitar que se continúe con las pesquisas para detener a los integrantes de “Los Flores”.

Pagos de 5 a 10 mil pesos por el “favor” a periodistas que tienen sus portales de internet, llamados pasquineros, y a personas que tienen cuentas de redes sociales dedicadas supuestamente a la denuncia ciudadana, denuncias que pueden manipular con determinado monto económico.

La estrategia puede dañar el trabajo de meses que se puso en marcha en la zona oriente del Estado de México, un trabajo donde se investiga la colusión entre elementos de la Policía Federal con elementos de las Policías municipales de Cocotitlán, Chalco y Valle de Chalco para llevar a cabo diversos delitos.

Las investigaciones continuarán sobre este caso. De acuerdo con las versiones de subprocuradores, el mando de la Policía Ministerial sigue firme en su puesto y con el apoyo de la corporación para la detención de los delincuentes.

¿Hasta dónde puede llegar la falta de ética de los portales de internet, para publicar información no confirmada? Quizá el dinero es dinero y eso los hace “justicieros de la información”. Así es el periodismo ciudadano de algunos, sin falta de ética.