web analytics
miércoles, abril 24

El Tribunal de La Haya eleva a cadena perpetua la sentencia de Radovan Karadzic

La Haya.- El criminal de guerra serbobosnio había apelado el fallo anterior que le sentenció a 40 años de cárcel al ser encontrado culpable de genocidio y crímenes contra la humanidad. El juicio es uno de los últimos capítulos de la postguerra en Bosnia, a la espera de la sentencia al exgeneral Ratko Mladic tras su apelación.

El antiguo líder serbobosnio Radovan Karadzic ha sido condenado ayer a cadena perpetua por una corte de apelaciones del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia por su papel en los asesinatos en masa de civiles en el conflicto de Bosnia.

Karadzic fue sentenciado, en 2016, a 40 años de cárcel por su responsabilidad durante la guerra, al ser encontrado culpable de genocidio por la matanza de Srebrenica y de crímenes de guerra y contra la humanidad. Un panel de cinco jueces del Mecanismo para los Tribunales Penales Internacionales revisó la decisión, tras la presentación de un recurso, y por mayoría de tres votos contra dos, elevó la condena a cadena perpetua, la mayor posible en los tribunales internacionales de La Haya.

Los jueces desestimaron todas las apelaciones de Karadzic, excepto una, como “meras discrepancias” con las conclusiones de la Corte y no como objeciones legales válidas.

El fiscal principal del tribunal, Serge Brammertz, dijo que el veredicto envía un “mensaje importante de que la justicia puede prevalecer sobre el mal”.

“Hoy, las víctimas de sus crímenes finalmente lo vieron responder por lo que hizo”, dijo Brammertz. “Los que se oponen al Tribunal dirán que esta sentencia es un veredicto contra el pueblo serbio. Rechazo eso en los términos más contundentes. La culpa de Karadzic es suya, no de su comunidad”.

El asesor especial del Secretario General para la prevención del genocidio, Adama Dieng, dijo que con esta sentencia se envía el mensaje de que no habrá impunidad por los crímenes en Bosnia.

Según Dieng, la rendición de cuentas es un elemento clave para construir un “futuro más pacífico y estable” en toda la región. “La justicia por sí sola, sin embargo, no traerá una reconciliación genuina a las comunidades divididas por la violencia, y no puede ser impuesta desde afuera”, añadió.

“El cambio real en la sociedad sólo puede venir de la auto reflexión, la aceptación, el esfuerzo constante y colectivo para avanzar. Se necesita trabajo duro y perseverancia”.

Con información de la ONU