web analytics

En el nombre del PES

0
353
Rubén Cortés.

Hay que persignarse ante el confesional Partido Encuentro Social (PES):

–Ayer, en votación unánime, el TEPJF decretó su pérdida del registro, porque, en las pasadas elecciones presidenciales, no alcanzó la votación mínima del tres por ciento.

–Sin embargo, ya tenía realizados los trámites ante el INE para mantenerse como partido político.

–Así que competirá en los próximos comicios hasta con las mismas siglas, ya que ahora se llamará Partido Encuentro Solidario.

–O sea, se muere el PES y nace… el PES.

–El nuevo PES, presidido también por Hugo Eric Flores, hereda los militantes del viejo PES, que son según el INE, 244 mil 388 afiliados.

–La ley le exige comprobar tres mil afiliados por estado o 300 por distrito electoral. Entonces ¡Ya la hizo!

Y sólo dio un millón de votos a la coalición ganadora de la presidencia, Juntos Haremos Historia, pero le sacó una lasca de 56 diputados y seis senadores: es la cuarta fuerza política en la Cámara de Diputados.

De todos modos, al PES, aliado de Morena, nunca dejó de irle muy bien aun cuando no consiguió el registro el 1 de julio, ya que siguió ganando dinero hasta diciembre un total de 62.7 millones de pesos.

Todo ese dinero del erario para que los gastase el viejo PES en su “extinción”… sea lo que significase y conllevase ese término en el INE. Además de que, al menos hasta 2017, nunca ha pagado siquiera un centavo de impuestos.

El viejo PES, de confesión cristiana evangélica, obtuvo su registro en 2014, pero de acuerdo con una solicitud de información al INE (con el número 2236000025017), hasta 2017 adeudaba 57 millones de pesos en impuestos, aunque había recibido del erario más de 606 millones.

Además, es de esperar que el nuevo PES herede la posición de privilegio del antiguo PES en la nomenklatura de la 4T, en el aporte a la redacción de la Constitución Moral, en la que trabajan Enrique Galván Ochoa, José Agustín Pinchetti, Verónica Velasco y Jesús Ramírez.

Fue justo al anunciar su candidatura presidencial por el PES, que el actual mandatario anunció la Constitución Moral:

Hacemos el compromiso de convocar a muchos ciudadanos, mujeres y hombres de buena voluntad, para la elaboración de una constitución moral, impulsar cambios éticos para transformar a México. Sólo así podremos hacer frente a la mancha negra del individualismo, la codicia y el odio, que nos ha llevado a la degradación progresiva como sociedad y como nación”.

El PES deja de existir, pero renace como el PES. Tiene que volver a ganar el registro, pero es la cuarta fuerza política del país. Éxito redondo.

Y todo eso…

En el nombre del PES.