web analytics

Un pasado de vergüenza amenaza el futuro

0
412

Francisco Garfias.

AMLO advirtió ayer, en la mañanera, que si no hay acuerdo en la mesa de diálogo con la radicalizada CNTE , de todas maneras va a abrogar, desaparecer, borrar la “mal llamada” Reforma Educativa de EPN.

No dejó margen a las dudas. Con todas sus letras dijo que si fracasa ese diálogo, lo que está perfilado, va a dejar las cosas como estaban antes de la reforma de EPN.

“Es decir, como funcionan los amparos, nada más que retroactivo. Que se quede tal cual”.

Música para los oídos del magisterio disidente. Dejar las cosas como estaban hace seis años significa el regreso del IEPPO en Oaxaca, el manejo de la nómina, la venta y herencia de plazas, las comisiones.

Pero también los premios y promociones a los maestros que se subordinen a la línea sindical; hagan paros y bloqueos y plantones. Castigo para los que se queden en las aulas y no asistan a las manifestaciones.

Para allá vamos. “El diálogo se agotó. Los radicales de la CNTE con los que traen el balón”, nos dijo una fuente de primer nivel.

Y eso que apenas el 28 de marzo pasado el presidente de la República se comprometió a que no habrá ni venta de plazas, ni “trafiques” con la nómina para la Educación.

* * *

Cada vez entiendo menos al presidente López Obrador y sus repetidos desplantes frente a los otros poderes. En un nuevo alarde de obstinación, propuso de nuevo a Edmundo Sánchez Aguilar para cubrir una de las tres vacantes en el Consejo Independiente del Consejo de Administración de Pemex.

Sánchez Aguilar es persona “non grata” para la oposición en el Senado. Fue rechazado, hasta en dos ocasiones, por legisladores del PAN, PRI, PRD y MC, cuando se debatió el tema de la CRE. El hombre tiene buen currículum, pero pésimo autocontrol. Le gana la soberbia.

En comisiones tuvo un comportamiento deplorable durante su segunda comparecencia. Se rehusó a responder los cuestionamientos que le hicieron en la Comisión de Energía porque, dijo: “no me gusta perder el tiempo”.

El aspirante se paró y abandonó el salón porque no le gustaron las preguntas de los opositores. Puede dar por sentado que volverán a rechazarlo. Requiere mayoría calificada. Morena y sus aliados no la tienen y AMLO no ayuda a construirla.

Pero ahí les va: el Senado tiene 30 días para elegir las tres vacantes. Los otros dos propuestos son Juan José Paullada y José Eduardo Beltrán Hernández. Pasado ese lapso, el Presidente decide.

* * *

Buenas noticias para Miguel Barbosa. El senador con licencia, Alejandro Armenta, quien tiene impugnada la elección interna, aceptó la propuesta del candidato de Morena al gobierno de Puebla para construir la unidad.

Lo hizo saber en tres tuits, donde ofreció respeto a todos los miembros y equipos de Morena. “Sin represión y con sinceridad podemos construir la Unidad”, escribió Armenta.

Preguntamos a miembros de su equipo si eso significaba que se sumaba a la campaña de Barbosa. Nos reenviaron la respuesta de Armenta:

“No estoy declinando. Acepto el diálogo para construir la unidad. Para ello debe detenerse la represión a mi equipo”.

La pelota en la cancha de Miguel.

* * *

Ni cómo ayudarlos. Los vicios que hundieron a los priistas reaparecieron en la elección de la dirigencia estatal en Yucatán.

Hubo acarreo, rasuramiento del padrón, compra de votos, según denuncian dos destacados priistas de ese estado: Ivonne Ortega, aspirante a la dirigencia nacional del tricolor, y el senador Jorge Carlos Ramírez Marín.

¿Si esto pasa a nivel estatal que les espera en la elección por la dirigencia nacional? Por lo pronto, hay una afiliación atípica en estados como Coahuila.

Hay sospechas de “mano negra” para que la elección de la dirigencia nacional, el próximo 1o de septiembre, sea un cochinero y que los 9 millones de ciudadanos que en julio pasado votaron por el PRI, lo abandonen definitivamente.

FIN.