web analytics

“Ilusos desilusionados…”

0
974

Francisco Garfias.

Su nombre es Clara Torres. Es la primera funcionaria que renunció a formar parte de la 4ª T. No estuvo de acuerdo con una decisión de AMLO. Actuó en congruencia. Es de las “ilusas desilusionadas”, para utilizar la formula del fundador del PAN, Manuel Gómez Morín.

Creyó en AMLO. Votó por él. Trabajó activamente en su campaña y dos meses en su gobierno. Era la encargada del Programa de Estancias Infantiles que desapareció bajo la acusación generalizada de que había corrupción. El Programa significaba 4 mil millones de pesos. Sólo la mitad se entrega hoy en apoyos directos a las madres. Nada para las estancias.

Al levantar el dedo acusador, no se dieron nombres de las estancias donde se detectaron desvíos, ni cantidades afectadas. Se inventaron cifras fantásticas de “niños fantasma” para justificar la decisión.

Variaban según la fuente. Se llegó a hablar de 50 mil, de 75 mil, de 97 mil y hasta de 150 mil.

* * *

Buscamos a Clara después de la rueda de prensa que ofreció en el Senado. Charlamos ampliamente. De su bolsa sacó el padrón de “niños borrados” del registro de estancias que hoy no tienen dónde quedarse, ni reciben la ayuda directa del gobierno de la 4ª T.

Son 5 mil 667 distribuidos en 22 entidades de la República. De las diez restantes, todavía no tiene datos precisos.

Clara Torres –no olvide ese nombre— tuvo el valor de irse a meter al Senado a denunciar irregularidades.

Una y otra vez lo repitió: que el programa de estancias infantiles no se canceló por corrupción, sino por “razones políticas”.

Es lo que dice haber escuchado en voz de la subsecretaria del Bienestar, Ariadna Montiel, en una reunión celebrada el pasado cinco de febrero, en el edificio de Mississippi 49, colonia Cuauhtémoc.

De acuerdo a lo que habló con Montiel, el programa lo ven en la 4ª T como una “amenaza política” porque son 1,500 líderes en 1,300 municipios, en 30 estados de la República. “Ya quisieran muchos partidos tener ese nivel de estructura”, puntualizó.

Que lo niegue Ariadna. Aquí estoy para responderle. Fue una reunión en la que estuvo su asistente, una paisana juarense de nombre Brigitte Granados”, dijo.

Fue la última vez que Torres habló con Ariadna “Nunca más me recibió. Nunca más me volvió a contestar. Es la razón por la que renuncié…

Ahora estoy dedicada a que las estancias no se cierren, y a combatir la estigmatización que se ha hecho a estas mujeres que han dedicado su vida a cuidar niños y que ahora se les trata como corruptas. Es honesto salir y decir la verdad”, sintetizó.

Su cruzada no ha sido en vano. Han metido alrededor de 4 mil 300 amparos. Han ganado suspensiones provisionales o definitivas en Chihuahua, Nuevo León, Querétaro, Guanajuato Yucatán, Sinaloa, Sonora, SLP, pero ni al caso.

“La Secretaría de Bienestar está en desacato”, puntualiza.

* * *

Va un esbozo de quien es Ariadna Montiel: Subsecretaria de Bienestar (otrora Sedesol). Está vinculada con René Bejarano; es propietaria de una casa de 2 mil metros cuadrados en la Del Valle, según su 3 de 3.

Maneja los padrones de la Secretaría de Bienestar. Ha sido investigada por desvío de recursos, de acuerdo al expediente AP/FSP/B/1345/09-06.

* * *

“Dale una prueba de amor (a Barbosa). Desiste de la impugnación”, le dijo Gerardo Fernández Noroña al senador con licencia Alejandro Armenta, a 72 horas de que el TEPJF falle sobre la elección del candidato de Morena a la gubernatura de Puebla.

–Sí, pero que salga Fernando Manzanilla (secretario de gobierno). Es un represor —condicionó el legislador.

–Pides demasiado –reviró Noroña.

Allí acabó la negociación.

Nos reunimos ayer con Armenta. Nos dijo que está puesto para dialogar con el candidato de Morena a gobernador, por el bien de Puebla. “Que me diga la hora y el lugar”, señaló.

La bola está en la cancha de Barbosa.

FIN.