web analytics

Odebrecht, más relacionado con gobiernos populistas: Andrés Oppenheimer

México.- Hace unas horas, el periodista Andrés Oppenheimer publicó un artículo a través del cual desbanca la idea de que el suicidio de Alan García y la corrupción en torno al Caso Odebrecht guardan relación estrecha con el “neoliberalismo”, tal como lo expresó recientemente el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

En su artículo intitulado “López Obrador se equivoca sobre el suicidio de Alan García”, publicado hoy mismo en El Nuevo Herald (Miami), Oppenheimer repasa los casos de corrupción más conocidos de la empresa Odebrecht en América Latina, tan sólo para demostrar que casi todos ellos guardan relación con los recientes gobiernos populistas, o sea, con los gobiernos afines ideológicamente a López Obrador.

En la parte sustantiva de su artículo, Oppenheimer arguye:

Lo cierto es que el escándalo de corrupción de Odebrecht nació, prosperó y se extendió a una docena de países durante los gobiernos populistas de izquierda de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) y Dilma Rousseff (2011-2016) (…).

Esa fue la época de oro de los gobiernos populistas de izquierda en América Latina. Y la mayoría de los sobornos de Odebrecht fueron a gobiernos de esa tendencia. Vean las cifras del Departamento de Justicia, basadas en las confesiones de los principales ejecutivos de Odebrecht:

— Mientras que Odebrecht pagó $29 millones en Perú durante los gobiernos de centro-derecha en ese país, la firma brasileña pagó $349 millones en sobornos en Brasil durante los gobiernos de Da Silva y Rousseff.

— Odebrecht pagó $98 millones en sobornos en Venezuela entre 2006 y 2015, durante el régimen de Hugo Chávez y su sucesor Nicolás Maduro. Eso es más de tres veces lo que la empresa constructora pagó en sobornos en Perú.

— Odebrecht pagó $35 millones en sobornos en Argentina entre 2007 y 2014, durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

— Odebrecht pagó $33.5 millones en sobornos a Ecuador entre 2007 y 2016, durante el gobierno del presidente Rafael Correa.

En comparación, la constructora brasileña pagó $11 millones en sobornos en Colombia y $10.5 millones en México, cuando los dos países fueron gobernados por presidentes pro-libre mercado.

Oppenheimer exhibe, pues, no sólo el desconocimiento del Presidente López Obrador con respecto al Caso Odebrecht: exhibe, sobre todo, la corrupción que ha acompañado a los recientes gobiernos populistas de América Latina.

¿El gobierno de López Obrador será la excepción o un eslabón más de la cadena?

Con información de El Nuevo Herald